Qué ver en Atenas - Guía Completa

13.11.18


Atenas es la capital de Grecia y la ciudad más grande de todo el país. Cuenta con un importante legado histórico en el que destaca, principalmente, su famosa Acrópolis. ¿Quieres saber que ver en Atenas en un fin de semana? A continuación, encontrarás la guía con nuestra experiencia y consejos.

Si acabas de llegar aquí, te contaré que Atenas fue el comienzo de nuestra luna de miel. Disfrutamos de ella durante un fin de semana completo, llegando a Atenas un viernes por la tarde y yéndonos un lunes muy temprano. Fueron unos días tranquilos, donde paseamos mucho, conocimos la esencia de la ciudad y sus principales monumentos, disfrutamos de su gastronomía y donde, además, tuvimos tiempo para descansar y relajarnos. 

Para saber sobre los vuelos a Atenas, dónde dormir o como llegar del aeropuerto de Atenas al centro de la ciudad, lo contamos todo en: Preparativos + Llegada a la ciudad.

Nuestro recorrido por días y la información completa de los monumentos y visitas están en Atenas Día 2 y Atenas Día 3

Qué ver en Atenas en un fin de semana

Plaza Syntagma. Es la plaza central de Atenas.

Plaza Syntagma con el Parlamento al fondo
Parlamento y cambio de guardia. Justo enfrente de la Plaza Syntagma nos encontramos con el Parlamento donde los guardias de la tumba del soldado desconocido, hacen un peculiar cambio de guardia cada hora en punto.

Acrópolis. El monumento más importante de Atenas y donde podrás ver el Partenón, el Erecteión y sus famosas Cariátides, el Templo de Poseidón, el Templo de Atenea Niké, el Odeón de Herodes Ático y el Teatro de Dioniso


Colina del Areópago. Justo al lado de la Acrópolis se encuentra esta colina desde la que tendrás unas bonitas vistas al monumento.

Museo de la Acrópolis. Solo por ver las originales Cariátides y otras piezas del Partenón, ya merece la pena. Una visita obligatoria. 


Arco de Adriano. Justo al lado del Templo de Zeus se encuentra este arco construido por Adriano.

Templo de Zeus Olímpico. Impresiona ver el tamaño de sus columnas y el poder imaginarse como tuvo que ser.


Jardines de Zappeio y su Palacio. No es una visita que merezca la pena, pero quizás te sirva de refugio del sol para llegar a tu próxima visita. Nosotros lo cruzamos para ir al Estadio Panatenaico. 


Estadio Panatenaico. Sede de los primeros Juegos Olímpicos modernos.


Jardines Nacionales. Espectacular jardín para pasear y disfrutar de su calma. Es un lugar perfecto para un momento de relax o incluso un picnic. 


Catedral de Atenas. Sede del arzobispo de la Iglesia Ortodoxa griega de Atenas. 


Ágora Romana y su Torre de los Vientos. Enclave de época romana donde destaca la Torre de los Vientos, de construcción anterior.


Plaza Monastiraki. Llena de tiendas de antigüedades y recuerdos, en ella se celebra un mercadillo cada día. 


Biblioteca de Adriano. Fue el mayor edificio construido por Adriano y contaba con varias salas para la lectura, el teatro y la música.

Ágora Antigua. Aquí se encuentra el templo mejor conservado de Grecia, el Templo de Hefesto. Además, encontrarás un interesante museo.


Keramikos. Principal cementerio durante la época romana. 


Museo arqueológico nacional. Cuenta con una de las mejores colecciones de antigüedades griegas del país.  

Barrios de Atenas

Los principales barrios turísticos de la ciudad se encuentran todos muy cerquita, por lo que es ideal para conocer la ciudad a pie, sin necesidad de usar ningún medio de transporte. 

Nos encantó especialmente el Barrio de Plaka, al que le encontramos un parecido razonable con el Trastévere de Roma, lleno de bares y tabernas y con calles con encanto.


En Monastiraki encontrarás parte de la esencia de la ciudad, las vistas de la Acrópolis, mercadillos, tiendas, bares, música en vivo por la noche. Al norte encontramos otro barrio lleno de calles con encanto y tabernas: Psiri. No sabrás donde sentarte a comer y querrás fotografiar cada calle por la que camines. 

Si te llama la atención el street art, quizás te apetezca dar una vuelta por el alternativo Barrio de Exarchia. Personalmente, nos pareció un barrio feo, pero como siempre decimos cada uno tiene sus gustos y hay que verlo con tus propios ojos. Grafitis chulos, los hay.


En el Barrio de Thisio encontrarás una de las mejores vistas de la Acrópolis desde la colina de Filopapos.   

Si lo que buscas es marcha nocturna, entonces el Barrio de Gazi te espera. Este barrio se ha convertido en uno de los lugares de más ambiente de la noche ateniense. 

Si tienes más días...

Colina de Filopapos. Conocida también como la Colina de las Musas, ofrece las mejores vistas de la Acrópolis. 

No subimos a ninguna de las colinas para ver las vistas (no nos apetecía), pero sin duda, esta colina es uno de los imprescindibles si vas a Atenas. En nuestra próxima visita, será lo primero que hagamos. 

Atenas cuenta con infinidad de museos para todos los gustos, por lo que si tienes más días te recomendamos que disfrutes de ellos.

Museo Benaki, Museo Nacional de Historia, Museo de la ciudad de Atenas, Museo de Instrumentos Populares Griegos (entrada gratuita), Museo de Arte Popular Griego, Museo de Gastronomía Griega, etc... como ves, opciones no te faltarán, así que echa un vistazo al que más te interesa y disfruta.

Mercado Central de Atenas. Nos encanta visitar los mercados allá donde vamos, pero en esta ocasión, nos quedó pendiente. Muy recomendable si te gusta conocer más en profundidad la gastronomía y los productos locales. 

Primer cementerio de Atenas. Una visita distinta y donde podrás seguir disfrutando de obras de arte hechas esculturas. 

Si quieres realizar visitas guiadas o excursiones cercanas desde Atenas, encontrarás las mejores aquí.

Consejos sobre Atenas

- Entrada para la Acrópolis. La entrada para ver solo la Acrópolis cuesta 20 euros, pero si quieres ver más monumentos y tienes tiempo para ello te recomendamos comprar la entrada completa que cuesta 30 euros. 

Con la entrada completa tienes acceso a: la Acrópolis, el Ágora Antigua, la Biblioteca de Adriano, Kerameikos, el Templo de Zeus, el Ágora Romana y la Escuela de Aristóteles. Tiene una duración de 4 días. Si tienes carné de estudiante la entrada es gratuita. 

- Si no tienes mucho tiempo, una forma cómoda para moverte por la ciudad es usando el autobús turístico. Tiene un duración de 24 horas y podrás subirte y bajarte todas las veces que quieras. Si llegas a El Pireo es una estupenda opción, ya que una de sus líneas conecta El Pireo con Atenas.


- Athens City Pass. Como en la mayoría de las ciudades europeas, puedes adquirir la tarjeta turística. Incluye entradas a monumentos, descuentos, el autobús turístico e incluso el traslado desde el aeropuerto al hotel. 

Siempre recomendamos hacer números y ver si os interesa su compra. Hay ocasiones en las que sale realmente rentable. 


- Los griegos hablan perfectamente inglés y se hacen entender muy bien, por lo que con saber lo básico podréis relacionaros con ellos en cualquier sitio. Eso si, estamos en su país, nunca está de más saludar con un kalimera (buenos días) o agradecer con un efharisto. La sonrisa está asegurada.

- Atenas no es una ciudad cara, por lo que puedes darte el capricho de comer más a menudo en sus restaurantes.

- Tienen un precio establecido para el agua y cuesta igual en la gran mayoría de lugares, sean bares, kioskos o incluso en el aeropuerto. La botella pequeña cuesta 0,50 € y la grande 1 €.

Esta medida nos ha parecido muy acertada. El agua es algo vital (y más cuando se está viajando y hace tanto calor) y es bueno saber que no te van a estafar por una botella. Solo lo intentaron en el kiosko que está justo fuera de la Acrópolis que nos pidieron 6 euros por una botella grande, lógicamente, dijimos que no la queríamos.

- En muchos restaurantes, al sentarte te sirven una botella o jarra de agua completamente gratis.

- Al igual que pasa en otros países, el cruzar una calle se puede volver toda una odisea. Al principio, te sorprenderá como los griegos se lanzan a cruzar sin importarles nada, cuando ya llevas por allí un rato te darás cuenta que te sientes uno de ellos, solo que correrás como un loco cruzando la calle.

Dónde comer en Atenas

To Paradosiako. Este establecimiento se encuentra en la calle Kolokotroni. Llegamos aquí buscando otro sitio, pero acertamos de pleno. Servicio atento y rápido, comida muy buena y abundante y buen precio. Pedimos ensalada griega a la cual le ponen un buen trozo de queso feta, salchicha griega y otro plato de carne. Todo junto a una pequeña botella de Retsina nos costó 23 euros.


Debo decir que probé el queso feta y no me gustó, básicamente porque la ensalada griega lleva pepino y el queso solo sabía a pepino, así que la ensalada se la comió entera Juan, pero a él le encantó. 

Tylixto. En este establecimiento ponen kebabs muy ricos y baratos. Tienen algunas mesas en la calle donde poder comer lo que has pedido. Un par de kebabs más una botella de agua nos costó 4,80 euros.


O Thanasis. No podíamos faltar a la cita con este famoso lugar. Os sorprenderá ver como media plaza y media calle es de ellos, pero tienen su fama muy bien merecida. El trato del personal fue muy amable y nos atendieron genial y muy rápido.

Pedimos dos platos de kebab (si, nuevamente, pero es que allí está tan rico que no nos importaba), uno con pan de pita y verduras y otro con salsa de yogur. Increíble lo rica que estaba la carne y la salsa. En total, los dos platos más 2 bebidas fueron 20,10 euros.


Oven Sesame. Está casi al lado de Tylixto y es otro lugar para comer de manera rápida y económica. Sirven un curioso pan con sésamo por encima relleno al gusto. Tienen muchos tipos. También hacen limonadas y otras bebidas. Nosotros pedimos una oferta que tenían de pan de pita relleno con limonada o zumo de naranja por solo 2,90 euros cada uno. 


Atitamos. Este pequeño restaurante griego lo encontramos de casualidad muy cerca de nuestro hotel y nos sorprendió muchísimo. Pedimos albóndigas con menta y salsa de yogur, queso griego al grill y otro plato que no recuerdo el nombre y aquí comienza la anécdota que os voy a contar.


Anécdota: Yo quería pedir todo comida griega y probar cosas nuevas, así que vi un nombre raro y no entendía que era, le pregunté al chico y en inglés me dijo que era una carne griega o un guiso griego, algo así, porque no le entendí bien, total que le dije que si, que quería eso (sin saber que había pedido). Cuando nos llega el plato, nos ponen cordero como guisado con arroz. Somos de buen comer, por lo que nos pusimos a comernos el plato, que todo sea dicho, estaba riquísimo. Llevábamos ya medio plato comido y caigo en la cuenta que en el menú ponía que el plato llevaba patatas fritas y no arroz y me dice Juan 'igual te han preguntado y tú has dicho que arroz' a lo que yo estaba segura que eso no había pasado. Total, que pedimos la cuenta y el total es 9,50 euros. 5 euros de las albóndigas, 4.50 del queso. No pedimos nada de beber, solo el agua que nos pusieron de manera gratuita. Yo que soy muy legal y me siento mal ante estas situaciones, decidí que se lo iba a decir a los camareros, porque oye, tampoco me voy a arruinar, así que como pude me expliqué con los camareros, a lo que me decían que el pan y el agua era gratis, y yo que si que vale, que hemos pedido 3 platos y en la cuenta hay 2. Y nada, viene el chico del principio y nos dice que se han equivocado al ponernos el plato, que eso no era lo que habíamos pedido y que nos lo han regalado, que espera que lo hayamos disfrutado muchísimo. Y así de legales fuimos todos. Nosotros salimos encantadísimos, para que os vamos a engañar.

To Paradosiako (evgenia). Sí, tiene el nombre igual que el primer sitio que os hemos recomendado, pero este se encuentra en la calle Voulis. No salimos muy contentos de este lugar y creo que os tenemos que contar tanto lo bueno como lo malo. La comida no estuvo mal, de hecho estaba rica, el problema lo tuvimos por lo siguiente. 


Anécdota: No habíamos comido ningún día mousaka y el último día en Atenas dedicimos ir aquí a comerla. El día estaba muy feo, llovía y hacía muchísimo frío por lo que nos sentamos y lo único que nos apetecía era estar un rato tranquilos comiendo relajadamente. Nada más darnos la carta el chico nos dice que tienen todo menos mousaka (imaginaros nuestra decepción). Finalmente, y por no buscar otro sitio donde comer, pedimos queso feta al horno y kebab (no teníamos mucha hambre). El chico no para de decirnos (en inglés) que es poca comida, que pidamos algo más, y nosotros que no, y él venga a insistirnos hasta en 3 ocasiones, a lo que ya me tuve que poner borde y decirle que habíamos ido por la mousaka y que si no tenían pues no queríamos más nada. Total, que nos recogió las cartas y listo. Si la cosa acabara aquí hubiese sido medio normal, pero es que justo cuando nos sirven la comida, se sienta una mesa al lado y les piden mousaka, a lo que el chico dice que a la mousaka le falta unos 10 minutos en el horno para estar lista. Imaginaros mi cara, eso me lo podía haber dicho a mí también, ¿no? y me hubiese esperado tranquilamente bebiendo algo. 

En total el queso feta al horno, más el plato de kebab y dos coca colas nos costó 17,10 euros. Y ¿os soy sincera? Tampoco me gustó el queso feta al horno. 

Meliartos. Es una pastelería-heladería donde se te antojará todo. Nos compramos un helado riquísimo. Juan se lo pidió de melón, yo de nutella. Nos costó 3 euros cada uno. 


Fresko Yogurt Bar. Muy famoso por su yogur griego al que puedes añadir cualquier topping. Sinceramente, yo no soy muy de yogur, pero quería probarlo. No me supo muy distinto a lo que estamos acostumbrados, ni a Juan tampoco, a pesar de todos los comentarios positivos que habíamos leído. Es cierto que con los toppins está buenísimo, pero nada especial. 


Tienen tarrinas de diferentes tamaños y le añades lo que quieres. En total, las dos tarrinas de yogur nos costaron 6,60 euros.

Thanasis. Este establecimiento tiene muy buena fama por sus kebabs en pan de pita con tomate asado y cebollas. Nuestra pena fue que cuando fuimos (un domingo para comer) estaba cerrado.

Kostas. Un pequeño y famoso local que no puede faltar en tu ruta para probar uno de los mejores souvlakis de la ciudad (se encuentra justamente al lado del To Paradosiako Evgenia). Tuvimos la mala suerte que lo encontramos cerrado cuando fuimos, así que nos quedamos con las ganas de probarlo. Solo abre de lunes a viernes. 

Cremino. Vaya si nos quedamos con ganas de probar estos famosos helados griegos, pero siempre estábamos tan llenos que solo pudimos comer helado un día. 

Reserva todo lo necesario para tu viaje

Busca tu vuelo con Skyscanner
Reserva tu alojamiento con Booking

Consigue un 10% de descuento en tu reserva de Booking aquí

Reserva excursiones y visitas guiadas con Get Your Guide

Todos los enlaces son de afiliación, por lo que si reservas a través de ellos nosotros recibiremos una pequeña comisión.

Quizás te interese

13 comentarios

  1. Me acaban de entrar unas ganas locas de coger un vuelo y plantarme en Atenas pero ya mismo, no te digo más. Aunque sólo para todo lo que me gustaría visitar, creo que necesitaría pasarme al menos medio año allí, jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atenas te va a encantar, Espe. Estoy deseando que nos cuentes que has estado por allí y esperemos que nuestra guía te sirva de ayuda el día que lo hagas. Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  2. Hola guapa, impresionante tu post. Me ha encantado y me han entrado unas ganas locas de ir a Atenas, que lo tengo pendiente de ya hace años. Me ha gustado mucho tu post. Besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, vete animando que te encantará. Gracias por pasar, Mónica. Besos.

      Eliminar
  3. Fantástica y completísima guía que además de ser disfrutada al leerla y ver sus imágenes, cumple con la función de servicio público que todo espacio de viajes debe contener. Muy interesantes también las anécdotas de las que siempre se sacan enseñanzas. Abrazos y gracias por tan buen trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras, Miguel. Me alegro que te haya gustado. Besos.

      Eliminar
  4. ¡Jolín qué guía más completa! Me super encanta, sobre todo, por la cantidad de información que aporta.
    Me ha gustado especialmente la parte de comida y, sobre todo, las anécdotas. Yo también soy muy honrada para estas cosas, así que me da una rabia infinita cuando no lo son conmigo.
    Seguro que si fuésemos nosotros, nos pasaríamos el día comiendo kebab. En Melilla los hacen (malos) en muy pocos sitios, así que cuando son una delicia, no paramos. Supongo que vendríamos redonditos.
    Muchas gracias por compartir tanta información con nosotros.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pues igual que nos pasó a nosotros, no parábamos de comer en Atenas. Seguro que os encantaría. Besos.

      Eliminar
  5. Hello Verónica,
    What a great pictures of all these historical places. So amazing.
    And the food is looking very tasty.
    And a delicious big ice cream as a dessert. Delicious!!

    Big hugs, Marco

    ResponderEliminar
  6. muy buen reportaje!! me encanta y lo guardare para guiarme besitos!

    ResponderEliminar
  7. Muito boa a informação sobre os passeios e etc.
    As imagens estão lindas.
    Obrigada pela visita lá na casa no mês d outubro.
    Abraços
    janicce.

    ResponderEliminar
  8. Tengo pendiente esta ruta y al leer tu entrada me han entrado muchas más ganas. Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar