San Petersburgo en 4 días: día 3

3.3.20


San Petersburgo nos seguía enamorando día tras día. Una ciudad muy europea, llena de lujo y grandiosidad y que nos regaló algunas de las experiencias más bonitas de nuestro viaje a Rusia. En este artículo os contamos que hicimos en nuestro tercer día en la ciudad.

Después de un intenso primer y segundo día en San Petersburgo, ya notábamos el cansancio, por lo que cada vez nos apetecía más tener los días tranquilos y disfrutar de las visitas que nos diera tiempo y que nos parecían más imprescindibles. Nos llovió durante toda la mañana, pero luego el día mejoró. Vivimos un día muy bonito en el que visitamos unos jardines espectaculares, dimos un paseo en barco, comimos en un restaurante de un famoso chef y, por la tarde, hicimos algunas visitas acompañados de un compañero de Juan, que se encontraba haciendo un curso en la ciudad. 

San Petersburgo en 4 días: tercer día en San Petersburgo

Palacio de Peterhof. A unos 30 kilómetros de San Petersburgo, en el Golfo de Finlandia, se encuentra este palacio que fue residencia de los zares hasta 1917.

Si os fijáis se aprecia la cola que había para entrar al Palacio
El recinto se compone del palacio, un jardín superior y jardín inferior. En esta ocasión, no visitamos el interior del palacio, ya que no nos apetecía estar otras 3 horas de cola como el día anterior. Aquello estaba lleno de asiáticos y la cola ya era considerable cuando llegamos. Lo más espectacular de este lugar es el jardín inferior. Su escalera con figuras doradas es totalmente alucinante. El precio del jardín es de 900 rublos (unos 13 euros).


Para ir al palacio hay que llegar a la parada de metro Avtovo, línea roja, y luego coger el bus k-300. Hay varios autobuses que te llevan, nosotros nos montamos en éste que, además, tenía en un lateral el nombre del palacio.


Otra opción es el hidrofail. Nosotros lo usamos para volver del palacio a San Petersburgo. Salen desde un embarcadero que hay al final del jardín y merece muchísimo la pena. El paseo es muy agradable y es una experiencia muy bonita. Dura aproximadamente media hora y cuesta 850 rublos (unos 12 euros).

Mezquita de San Petersburgo. Aunque su interior no se puede visitar, merece la pena acercarse para contemplar esta mezquita. Durante un tiempo, fue la mezquita más grande de Europa.


Crucero Aurora. Es uno de los símbolos de la ciudad. Comenzó la Revolución Rusa en 1917 y terminó con el zarismo. Su interior se puede visitar, la entrada cuesta 600 rublos.


Nevskij Prospekt. Es la calle más famosa de San Petersburgo y aunque ya habíamos pasado varias veces por ella, no fue hasta el tercer día que paseamos disfrutando su bullicio, sus escaparates y la gran cantidad de músicos que hay en ella. En esta avenida se encuentran los famosos Almacenes Eliseev.

Si os apetece hacer el paseo más largo, al final de la calle se encuentra el Monasterio de Alexander Nevsky.

Como véis fue un día muy tranquilo, casi no hicimos visitas, pero después de 7 días realizando un turismo intenso, cuando llegaba la tarde las fuerzas nos empezaban a flaquear y no teníamos ganas de mucho, solo de pasear y disfrutar tranquilamente. Lo ideal sería visitar en este día la Fortaleza de San Pedro y San Pablo, pero nosotros decidimos dejarla para el último día por la mañana.


En este tercer día nos apeteció darnos un capricho y comimos en el restaurante italiano de Jamie Oliver. ¡Otra súper experiencia vivida en la ciudad!

Quizás te interese

24 comentarios

  1. ¡Hola, Verónica!
    El Palacio de Peterhof es alucinante y desde luego la conservación que se aprecia en las fotografías lo hace parecer como recién construido. La verdad es que es una ciudad más que impresionante y aunque todas las comparaciones son odiosas casi me gusta por lo enseñado hasta ahora que la propia capital rusa.
    Excelente reportaje y muy bueno lo del hidrofail :)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy distintas Miguel. Moscú es más rusa, San Petersburgo más europea y con mucho más lujo. La verdad es que ambas ciudades son alucinantes. Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  2. Hello Verónica,
    What a wonderful pictures of this trip again.
    So impressive!! The palace is so nice and what a funny shot of that blue fast boat.
    These types of boats sail through the rivers of Rotterdam and the surrounding municipalities as a water bus for travelers from home to work. This saves traffic jams on the road.
    The shot (6) of that combat boat is great and so special.

    Greetings, Marco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. It's an excellent idea to use those boats as transport to go to work! Thanks for your comment, Marco. Greetings.

      Eliminar
  3. Hola guapa! Siempre me ha llamado la atención el Palacio de Peterhof y es uno de los motivos por los que San Petersburgo está en mi lista de viaje, me llaman mucho esas fachadas y las estatuas doradas de los jardines, parece una maravilla (las fotos son preciosas). Escribo desde pequeña y una vez hace mil escribí un relato en el que una parte transcurría en esos jardines Jajajaja. Te entiendo perfectamente, al principio de un viaje siempre se va a tope pero luego el cuerpo te va pidiendo un poquito más de calma sobretodo si es un viaje largo.... A nosotros nos pasó lo mismo en Japón, hacia el final del viaje solo paseábamos y solo íbamos a los puntos que teníamos marcados para ver si no estábamos demasiado cansados, nos apetecía tranquilidad y caminar sin agobios.

    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja en serio? fíjate que yo no conocía de su existencia hasta que empecé a organizar el viaje a la ciudad, pero realmente no conocía nada de San Petersburgo hasta ese momento, solo su famosa iglesia. Si, tienes razón, conforme pasan los días el cansancio está muy presente y, además, es que nos llovió todos los días y eso agota también mucho, pero bueno, forma parte del viaje y si hay que ir tranquilo y dejarse algo sin ver, pues no pasa nada. Un beso!!

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Qué maravilla dde fotos, qué maravilla de viaje y qué envidia lo del restaurante de Jaimie Oliver, jejeje.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué súper experiencia lo del restaurante! y es que en Rusia puedes permitirte esos caprichos a precios muy asequibles. Ya contaremos más en la guía :) Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  5. Todo me parece espectacular. Me encantaría visitar esta ciudad.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me muero de envidia viendo las fotos tan chulas que haces. Del viaje no te digo nada, que ya sabes que Rusia me fascina aunque aún no conozca San Petersburgo, aunque espero ponerle remedio algún día.

    ResponderEliminar
  7. Veo que apurasteis al máximo, Verónica. Eso me pasa a menudo: estoy tan cnasada que las visitas ya no son lo mismo, pero mientras el cuerpo aguante. Además, lo importante es viajar y conocer nuevos lugares.
    Me han parecido unos precios bastante elevados los de las entradas ¿No?
    Y lo que más me ha gustado han sido las estatuas doradas.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, los precios varían según la época del año y, por supuesto, en agosto es cuando son más caras, pero bueno, no va una a San Petersburgo todos los días, así que no queda otra jeje.

      Eliminar
  8. ¡Qué pasada el palacio y la mezquita! A la primera ojeada el palacio me ha recordado mucho al de Sanssouci, en Postdam, Alemania <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no conozco ese palacio, ahora le echaré un vistazo. Gracias por pasar, Elena.

      Eliminar
  9. ¡Que bonito! Gracias por compartir un pedacito más de vuestro viaje.

    ResponderEliminar
  10. Bien aprovechado ese viaje que por tus fotos se ve que lo disfrutásteis a tope .
    No conozco nada de Rusia, pero entran ganas de visitarlo.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Q majestuoso me parece, geniales fotos ♥

    ResponderEliminar
  12. Pedazo de viaje. Yo tenía dos programados para este año y me parece que, con esto del coronavirus, me quedo en tierra... No hay más remedio. Me encanta viajar, aunque lo he hecho muy poco. Como veo que por aquí dejas tus aventuras, me apunto a seguirte. Te he localizado en el blog de Miguel Pina. El mío es solo de libros y cine. No sé si te gusta leer pero si te gusta, serás bienvenido a mi casa. Saludos, muchos ánimos para estos días y #quédateencasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa! Bienvenida! A mi me encanta leer y creo que en estos días lo haré bastante, así que me paso por tu sitio :) Pues nosotros, de momento, el viaje de Semana Santa, que nos íbamos a Bélgica, anulado. Espero que podamos ir más adelante porque ya lo teníamos todo planeado y demás. Una pena, pero bueno, es algo que debemos hacer por el bien común. Gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar