San Petersburgo en 4 días: día 4

10.3.20


Último día en San Petersburgo y no os imagináis la pena que nos daba irnos de un país que nos había enamorado tanto. Habíamos soñado durante tantos meses con nuestro viaje a Rusia, que no nos creíamos que ya nos tuviéramos que ir. Os contamos nuestro cuarto día en San Petersburgo en este artículo. 

Teníamos que aprovechar que ¡por fin! el día amaneció con sol y buen tiempo, por lo que nos fuimos parando en algunos lugares para poder verlos con luz y volver a disfrutar de ellos. En este día andamos muchísimo, ya que queríamos aprovechar al máximo el último día en Rusia y, además, visitamos algunos lugares pendientes. 

San Petersburgo en 4 días: cuarto día en San Petersburgo

Iglesia del Salvador sobre la Sangre derramada. Aunque ya os hablamos de ella en el segundo día en San Petersburgo, no fue hasta el cuarto día que visitamos su interior. Es impresionante, la entrada a esta iglesia merece muchísimo la pena. Los colores, las pinturas... te dejan con la boca abierta.


En agosto, la iglesia abre a las 10:30 de la mañana y la entrada cuesta 350 rublos (unos 5 euros).


Merece mucho la pena darse un paseo por el parque que hay al lado de la iglesia. 

Fortaleza de San Pedro y San Pablo. Esta gran fortaleza contiene una iglesia, una prisión y varias exposiciones. 


El interior de la fortaleza se puede visitar libremente, pero si quieres entrar a visitar la iglesia y los museos que alberga, tienes que comprar una entrada. La entrada a la iglesia cuesta 550 rublos y la conjunta, que da acceso a todo, 750 rublos. Si te interesa visitar un par de cosas, ya merece la pena la conjunta.


Para nosotros, visitar el interior de la iglesia no merece la pena. Es bonita, pero nada espectacular en comparación con otras iglesias, es más, la consideramos una iglesia normal. Por lo que de haberlo sabido hubiésemos comprado solo la entrada a la prisión, que era lo que nos interesaba.


Si os interesa la política, tenéis que visitar la prisión. Para nosotros era algo imprescindible ya que Juan es muy de política. La visita es muy interesante, allí estuvieron presos figuras importantes de la revolución soviética. Se puede entrar a algunas celdas y en sus puertas, hay información de la persona que estuvo ahí presa y que le pasó. 


La visita a la fortaleza te llevará varias horas si te interesan varias exposiciones. 

Catedral Smolny. Es la catedral más alejada que visitamos dentro de San Petersburgo. Desde la fortaleza a la catedral puede que estuviéramos una hora o así andando, pero lo hicimos porque nos apeteció dar el paseo junto al río, disfrutando del sol que no habíamos casi visto en los 7 días anteriores. 


Esta catedral forma parte de un convento. Visitar el interior es gratuito pero deberás llevar la cabeza tapada con un pañuelo, así que si quieres pasar, acuérdate de echar alguno al bolso.

A la vuelta, por si os sirve de ayuda, cogimos el bus que para justo enfrente de la catedral (no recordamos el número, creemos que solo paraba ese) y nos bajamos cuando giró para el lado contrario del que queríamos ir. No sabíamos donde iba el bus, pero habíamos visto que recorría toda la avenida que teníamos que volver a recorrer, asi que llevábamos el gps puesto en el móvil para ver donde bajarnos. Al menos nos ahorramos gran parte del camino de vuelta, como media hora andando, que aprovechamos en recorrer otras calles.  

Quizás te interese

10 comentarios

  1. Hola guapa, un post precioso, impresionante las fotos. Nunca me llamo la atención Rusia, pero con todo lo que nos muestras me esta encantando. Besitosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy bonito y fotogénico, seguro que si vas algún día te gusta mucho. Besos.

      Eliminar
  2. Qué maravilla de ciudad, de país y de fotos, que te salen estupendas. Y qué sensación más rara esa de pasarse meses planeando un viaje y que de repente te des cuenta de que ya tienes que volver...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, da una pena... con las ganas que teníamos de Rusia y lo pronto que se pasó!

      Eliminar
  3. Que maravilla de viaje y Q bonitos edificios

    ResponderEliminar
  4. ¡Uy! ¡Me encantan los lugares que mostráis hoy! Pero... cuánto me fastidia que se cobre entrada en los lugares de culto ¡Debería estar prohibido!
    Y la prisión ¡Mira que me gusta a mí visitar cárceles! Aunque se ve muy cuidadita y aquello, realmente, debió ser un auténtico lugar de horror.
    Desde luego, a San Petesburgo hay que ir por lo que veo.
    Muchos besos familia!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería, pero cobran en todos jajaja así que es lo que hay. La verdad es que la prisión estaba muy cuidada, pero ya te digo que si te ponías a leer la historia de los presos que había allí, se te ponían los pelos de punta.. trastornos, suicidios.. uffff, es una visita muy interesante. Muchos besos.

      Eliminar
  5. ¡Hola, Verónica!
    Bueno, bueno, bueno...ese cielo azul es la guinda que corona el pastel del día 4 en la ciudad rusa. Impresionante. Fíjate que yo lo que visitaría con mayor curiosidad de la entrada de hoy es la prisión.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin, Miguel, Rusia tenía que enseñarnos un cielo azul algún día!! nos lo merecíamos! jajaja La prisión es muy interesante, Juan alucinó, estuvimos un buen rato dando vueltas por allí y leyendo historias. Un abrazo.

      Eliminar