Cómo ir de Moscú a San Petersburgo (o viceversa)

21.1.20


Existen varias opciones para viajar desde Moscú a San Petersburgo y en este artículo queremos contaros cuales son las mejores opciones y cual escogimos nosotros. Sigue leyendo para saber cómo ir de Moscú a San Petersburgo.

Entre una ciudad y otra hay unos 700 kilómetros de distancia. Rusia es un país enorme, por lo que allí las distancias no son ninguna tontería. 

Cuando empezamos a planear nuestro viaje a Rusia esta fue una de las cuestiones que más dudamos en resolver, tanto, que lo dejamos muchísimo porque no nos decidíamos. Aquí os vamos a contar las opciones que barajamos y por cual nos decantamos nosotros y por qué.

Cómo ir de Moscú a San Petersburgo

Viajar de Moscú a San Petersburgo en avión. Es una de las maneras más rápidas de ir de una ciudad a otra. El vuelo solo dura una hora y media aproximadamente, pero a eso hay que sumarle facturación, tiempos de espera y el llegar al aeropuerto. 

Nosotros cuando llegamos al aeropuerto de Moscú, cogimos un tren para llegar hasta la ciudad que tardó 45 minutos. 

El precio de los vuelos no suele ser caro, pero nosotros al estar dudando tanto, cuando lo miramos costaba unos 70 euros por persona solo ida (a eso hay que sumarle el precio del tren para llegar al aeropuerto), así que finalmente lo descartamos. 

Viajar de Moscú a San Petersburgo en el tren Flecha Roja. Quizás sea la opción más famosa y la que más realizan los viajeros que visitan las dos ciudades, por lo que si quieres viajar en el Flecha Roja, tendrás que reservar con bastante antelación porque las plazas se agotan.

Fue por la opción que más dudamos y es que todo el mundo nos recomendaba la experiencia. El tren Flecha Roja es un tren nocturno que inauguró Stalin en el año 1931, además, muy reconocido por salir en la película de Anastasia. El tren está decorado al más puro estilo de la época y la ventaja es que al ser nocturno te ahorras una noche de hotel. 

El recorrido dura 8 horas, sale de una estación casi a medianoche y llega a la otra ciudad casi a las 8 de la mañana. 


Puedes escoger entre varios camarotes: los De Luxe con baño propio y más amplios (unos 165 euros), los de Primera Clase sin baño privado y con dos camas (unos 62 euros), y los de Segunda Clase (unos 40 euros), con 4 camas y sin decoración alguna, es un camarote normal. Tanto los De Luxe como los de Primer Clase están decorados.

¿Por qué no escogimos esta opción? Pues porque realmente no nos hacía ilusión y porque no vimos que nos ahorráramos ni tanto dinero, ni tanto tiempo. No me apetecía nada compartir camarote y, sinceramente, los de segunda clase no tienen decoración, entonces veía que no tenía sentido, los de primera clase salen más caros y no nos ahorrábamos nada y, por último, tampoco me entusiasmaba la idea de dormir en el tren. Yo soy un poco delicada con las camas y no me quería arriesgar a llegar a San Petersburgo reventada.

Existen otros trenes nocturnos con la misma duración de trayecto, pero mucho más económicos. 

Viajar de Moscú a San Petersburgo en tren de alta velocidad. Nuestra opción para ir de Moscú a San Petersburgo fue en el tren de alta velocidad. El Sapsan es el tren de alta velocidad ruso y hace el trayecto de una ciudad a otra en unas 4 horas. 

Hay varios trenes durante el día y los precios oscilan, dependiendo del asiento, desde los 40 euros hasta los 500 euros. 

Nuestra experiencia fue la siguiente. Cogimos el tren a las 06:50 horas (es el primero que sale) en Moscú y llegamos a San Petersburgo a las 10:45 horas. Nuestro asiento era la opción "standard" (el más económico) y fuimos genial, es como el ave o el alvia aquí en España. Durante todo el trayecto era de día, por lo que podíamos ir viendo las paisajes. Cómodo, puntual y muy recomendable. 

La página oficial para comprar los billetes de tren, tanto el de alta velocidad como el Flecha Roja, es Russian Railways. Se puede poner en inglés, aunque algunas partes no se traducen bien del ruso, pero es muy intuitiva. Podéis escoger la opción que más os interese y os convenga y elegir vuestro asiento. Viajar en tren en Rusia es muy sencillo, así que ¡no tengáis miedo! En vuestro billete vendrán todos los datos necesarios para poder encontrar tu tren sin problemas. 

Quizás te interese

12 comentarios

  1. Hello Verónica,
    I believe travelling by train is a good and nice way.
    I drive every day on my cargotrain...hihi...!!
    Nice pictures.

    Hugs, Marco

    ResponderEliminar
  2. Precioso reportaje, Verónica, un viaje que debería ser imprescindible, obligatorio, una vez en la vida:)
    Un beso, guapa!!

    ResponderEliminar
  3. El tren flecha Roja debe ser una pasada, y no lo digo solo por lo fan que soy de Anastasia, sino por la decoración, parece tan chulo! Aunque sinceramente tampoco hubiese elegido esa opción, como tu soy especial a la hora de dormir si no es en una cama y 8 horas en un tren es una matada... ya lo hice una vez y no repetiría la experiencia. Sin duda parece que la mejor opción es la que escogisteis vosotros, yo también me decantaría por el AVE ruso Jaja Un abrazooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se ve chulísimo, pero a veces tenemos que ser más prácticos. Yo nunca he dormido en un tren y no se si lo haría... ya te digo que soy muy especial para dormir y cualquiera me aguanta al otro día jajaja. Gracias por pasar guapa. Besos.

      Eliminar
  4. Cuando estuve en la URSS allá por el siglo pasado también hicimos un viaje en tren, aunque en nuestro caso fue de Kíev a Moscú; y al final sí cogimos un camarote para cuatro porque éramos cuatro los que viajábamos, así que no nos importó compartir espacio. En aquella época no había mucho donde elegir, o camarotes para cuatro o vagones con filas de asientos, jajajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si sois 4 está genial, vas con tus amigos y te sale mucho más económico. Es una buena opción cuando se va en grupo.

      Eliminar