Moscú en 4 días: día 4

24.10.19


Último día en Moscú y no sabéis la pena que teníamos, ¡no queríamos irnos! Moscú nos tenía enamorados, disfrutamos tantísimo de la ciudad y de todo lo que encontrábamos a nuestro paso, que los 4 días allí se nos quedaron cortos. En este último día seguimos descubriendo qué ver en Moscú

Nuestro cuarto día fue muy tranquilo, ya que ese día casi no dormiríamos mucho para hacer el traslado hacia San Petersburgo, por lo que nos lo tomamos con calma para seguir disfrutando de la ciudad y no terminar muy cansados. Además, nos vino genial para poder disfrutar de nuestras últimas horas en la ciudad.

Nuestra intención para este cuarto día en Moscú era ir a visitar el monasterio de Sergiev Posad, pero decidimos finalmente cambiar el plan. La visita a este monasterio es una de las excursiones más típicas para las personas que visitan Moscú, ya que se encuentra a unos 70 kilómetros de la ciudad.

Si durante tu visita a Moscú no quieres perderte este lugar, puedes echar un vistazo en este enlace.

Moscú en 4 días: cuarto día en Moscú

Como os hemos ido contando, algunos días tuvimos que cambiar el itinerario por el clima o por el cansancio, así que aprovechamos para descubrir algunos puntos muy temprano y disfrutarlos con menos gente. 

Recorrimos el Jardín de Alejandro, volvimos a pasear por la Plaza Roja y visitamos el interior de la Catedral de San Basilio, de todo ello os hablamos en nuestro primer día en Moscú

Calle Nikolskaya, junto a las Galerías GUM
Parque Zaryadye. Os hablamos de él en nuestro primer día, pero no fue hasta el último día que pudimos visitarlo tranquilamente. Merece la pena acercarse a dar una vuelta y ver las vistas que hay desde él a las cúpulas de la Catedral de San Basilio y al Kremlin. 


Justo al lado del parque está la calle Varvarka, que es una calle con varias pequeñas iglesias ortodoxas.

Cúpulas de una de las iglesias de la calle Varvarka
Centro Panruso de Exposiciones. Ya nos había quedado claro que en Moscú no se andan con tonterías, todo está hecho a lo grande y aquí nos lo volvieron a demostrar. No teníamos prisa, por lo que decidimos disfrutar del lugar durante varias horas. 

El parque tiene una extensión de 235 hectáreas (¡casi nada!) y cuenta con muchas exposiciones, museos, jardines... por lo que su visita merece muchísimo la pena, además, es gratuito. El lugar está hecho para admirar los logros de la época comunista soviética. 

Monumento a los Conquistadores del Espacio
La entrada principal al parque es a través de un arco del triunfo que arriba tiene las esculturas de un conductor y una campesina. 


Caminando por la avenida central del parque llegaremos hasta la fuente de la amistad de los pueblos, formada por 16 mujeres que representan las repúblicas de la URSS. 

Al fondo el Pabellón de Armenia, en su interior hay un restaurante y tienda de productos armenios
Antes de entrar en el parque, junto al Monumento a los Conquistadores, nos encontramos con el Museo de la Cosmonaútica. Nosotros nos quedamos con las ganas de visitarlo ya que cuando fuimos estaba cerrado por razones técnicas. 

Aprovechamos para comer allí, ya que hay una zona de restauración de comida rápida con hamburguesas, perritos y demás. Es una buena opción si decides pasar varias horas por allí como hicimos nosotros.

El parque es enorme, por lo que lógicamente no nos dio tiempo a ver todo lo que ofrecía, si queréis disfrutarlo como se merece, lo mejor es que consigáis un mapa para ver que os interesa.

Para llegar hasta aquí, tenéis que coger la línea 6 del metro, color naranja, hasta la parada VDNH.  

Calle Tverskaya. Es la calle principal de Moscú, podríamos decir que es la Gran Vía de Moscú. Está llena de bares, restaurantes y tiendas, por lo que dando una vuelta por ella no te aburrirás. 


Como recomendación, hay que visitar de manera obligada la tienda de gastronomía Eliseevsky, abierta desde 1901 y con unos interiores de lujo. Nosotros aprovechamos la visita para comprar algunos chocolates y otros recuerdos y la cena, ya que tienen comida para llevar. La señora que nos atendió fue muy amable intentando explicarnos lo que eran algunas cosas, al final, acertamos con todo. 


Y hasta aquí nuestra increíble aventura por Moscú. En esa madrugada pondríamos rumbo a San Petersburgo, para seguir descubriendo Rusia, un país que nos cautivó desde el primer momento.

Quizás te interese

19 comentarios

  1. La Calle Nikolskaya es una pasada. Bueno...y que decir de la Eliseevsky. Es como un palacio, una chocolatería y un museo todo junto. Ha sido muy grato acompañaros a lo largo de estas publicaciones sobre Moscú y poder apreciar la belleza de una ciudad, que como dices, debe de enamorar. Deseando ver más cosas de Rusia.
    Abrazos marcianos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy curiosa esa calle, les gustó tanto la decoración navideña que la dejaron permanente! Nos vamos para San Petersburgo. Gracias por acompañarnos.

      Eliminar
  2. ¡Qué ideal la Calle Nikolskaya! Y Qué raro que las flores soporten así de bien el frío.
    Veo que aprovechasteis bien la estancia y no os dejasteis un solo lugar sin explorar. Ha sido un placer recorrer Moscú con vosotros. Ahora ¡Nos vamos a San Petesburgo!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de flores entiendo nada, así que ni me planteé eso jajajaja pero si, la calle es ideal. Nos quedaron muchíiiiisimos sitios por explorar, pero vimos todo lo que a nosotros nos llamaba más la atención. En Moscú hay mil cosas que hacer y descubrir. Vamonos para San Petersburgo!!!

      Eliminar
  3. Como bien pensaba, no me ha defraudado para nada este cuarto día , que pone punto final a un feliz viaje.

    Gracias por la información y haberlo mostrado.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ciudad maravillosa, Antonia. Gracias por acompañarnos. Besos.

      Eliminar
  4. Bueno pues sin haber estado en Moscú, a través de tu recorrido por él y con tus fotos he conocido un poco más de esta ciudad.
    Ya tuviste que alejarte para sacar entero el monumento a los Conquistadores del Espacio.
    Seguiremos con los moscovitas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es enorme el monumento, una pasada. Ahora nos vamos para San Petersburgo!! Besos.

      Eliminar
  5. Very nice pictures.
    So special to see the golden statues. Very nice Verónica.

    Best regards,
    Marco

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa! Nos pasó lo mismo en Japón, aunque teníamos un itinerario muy marcado algunos días nos relajamos un poco porque en nuestro caso ver todo lo que nos habíamos propuesto era imposible y no queríamos agotarnos demasiado.
    Las fotos me han encantado como siempre y cada vez que las veo/leo estos post me gusta un poco más Moscú. De esta entrada me quedo con el parque Zaryadye y esas esculturas doradas del Pabellón de Armenia, qué bonitas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que eso suele pasar, te apuntas todo lo que quieres ver, pero rara vez consigues hacerlo tal cual, además, que siempre está bien ir improvisando un poco. Sabía que al final te gustaría jaja. Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  7. ¡Qué maravilla!
    Lo malo es que en estos pasíses del este de Europa todo tiempo es poco, jejeje, tienen tanto y tanto.
    Preciosas fotos.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que Moscú es increíblemente enorme, solo en desplazamientos se tarda muchísimo tiempo, pero bueno, lo aprovechamos al máximo. Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  8. Reitero lo dicho: aprovechásteis el tiempo un montón en Moscú, os cundió muchísimo a pesar de ser una ciudad tan gigantesca. Qué curioso el Centro Panruso de Exposiciones, ¿verdad? Eso de exponer los logros de la economía soviética estaba a la orden del día; ahora tenéis que volver para visitar el museo de la Cosmonáutica, que merece mucho la pena. Espero ansiosa tus entradas sobre San Petersburgo, que es mi asignatura pendiente porque no he podido visitarla ninguna de las veces que he estado por allí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá podamos volver algún día, Espe. Rusia nos ha enamorado. Pues prontito empezaremos a contar todo sobre nuestra experiencia en San Petersburgo! Gracias por pasar.

      Eliminar
  9. Que maravilla de viaje, Verónica, no hay palabras, supongo, adecuadas, para describir tanta belleza, historia, emoción. Creo que no lo vas a olvidar en la vida, me equivoco?
    Impresionante. Y los reportajes, impecables, da gusto leerte y volar contigo por un rato hasta allí.
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo asegurar que no, Moni, jamás lo olvidaremos. Ha sido demasiado especial. Me alegro que te haya gustado, ahora nos vamos a San Petersburgo. Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar