Moscú en 4 días: día 2

17.9.19


Moscú ofrece visitas y actividades de lo más variadas. Al ser una ciudad tan grande la oferta es muy amplia, por lo que hay para todos los gustos. En nuestro segundo día, durante nuestro itinerario de Moscú en 4 días, teníamos preparadas varias visitas muy interesantes. Te contamos todo en este artículo. 

Después de un primer día en Moscú con tan buenas impresiones, comenzábamos un segundo día cargados de energía para descubrir todo lo que este día nos tenía preparado. 

Moscú en 4 días: segundo día en Moscú

En este segundo día en la ciudad decidimos madrugar muchísimo. Durante los meses de verano en Moscú amanece muy temprano, así que nos pareció perfecto para levantarnos pronto y ver todo sin tanta masificación de gente.

Catedral de San Basilio sobre las 12 de la mañana
A las 7 de la mañana estábamos frente a la Catedral de San Basilio y fue un privilegio verla prácticamente solos. Estuvimos bastante rato disfrutando de esa calma y paseando por la zona. Además, este día fue de los pocos que casi no nos llovió y tuvimos sol casi todo el rato, por lo que las visitas las hicimos mucho mejor.

Catedral de San Basilio a las 7 de la mañana
Parque Kolomenskoye. Los zares eran listos y venían a este parque a pasar su tiempo libre, ¡no nos extraña! El parque es enorme y precioso, lleno de lugares de interés. Paseando por este parque podemos descubrir la Iglesia de la Ascensión, la Iglesia de Nuestra Señora de Kazán, la cabaña de Pedro I el Grande o el Palacio de Alexei Mikhailovich, entre otras cosas.


Para llegar hasta este parque hay que coger la línea de metro 2, color verde, hasta la parada de Kolomenskaya.

El Palacio de Alexei Mikhailovich es una de las grandes obras de la arquitectura rusa. Su exterior es espectacular. Puede visitarse pero nosotros no lo hicimos, por el hecho de que no paraban de entrar grupos al interior y estábamos tan tranquilos y relajados que no nos apetecía compartir la visita del palacio con la cantidad de grupos que entraban.


En el interior del palacio puedes vestirte de zar y llevarte una curiosa foto de recuerdo.

En las inmediaciones al palacio hay puestos donde puedes comprar un café y algún snack para reponer fuerzas después de la caminata.


Aunque es muy difícil decidirse por un lugar, creo que este parque fue de los lugares que más nos gustó. La calma que hay en él, pasear con tanto verde alrededor (incluso hay una zona llena de manzanos), descubrir sus rincones llenos de encanto... Fue alucinante. Caminamos muchísimo, en algún momento incluso un poco sin rumbo y algo perdidos, y estuvimos aquí varias horas. Es un remanso de paz que merece la pena visitar.

Mercado de Izmailovo. Perfecto para comprar souvenirs, este 'falso' kremlin con sus muros y sus torres merece muchísimo la pena. Es cierto que es algo artificial, pero es tan bonito y fotogénico que no sabrás donde mirar, todo te gustará. 


En el interior hay tiendas, monumentos, restaurantes e incluso un par de museos. Hay que reconocer que es muy original y curioso, a nosotros nos encantó. 

Lo ideal para visitar el mercado es hacerlo en fin de semana, ya que es cuando están abiertos todos los puestos. También es preferible visitarlo durante la mañana. Nos sorprendió que en uno de los puestos que compramos algunos souvenirs, el señor que nos atendió sabía español. 


Para llegar al mercado hay que coger la línea 3 del metro, color azul, hasta la parada de Partizanskaya.

En el mercado hay algunos puestos de comida, pero a nosotros no nos llamó la atención. La gran mayoría sirven unas brochetas de carne. Cerca de la estación de metro hay un centro comercial con zona de restauración así que comimos allí. Elegimos Tepemok, una cadena de comida rusa, y comimos muy bien y económico.

Calle Arbat. A unos 5 minutos andando del hotel teníamos la calle Arbat, una de las calles más antiguas de Moscú. No hay que confundir con Nuevo Arbat, que es una avenida enorme y está al lado. 


La calle Arbat es una calle peatonal llena de restaurantes, tiendas y artistas que exponen sus obras. Tiene aproximadamente un kilómetro, por lo que recorrerla al completo es un paseo muy agradable y es perfecta para tomar un café. 

Al final de la calle, nos encontramos con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. El edificio es uno de los que Stalin mandó construir y que forman parte de Las 7 hermanas, un grupo de rascacielos que fueron construidos con estética similar entre 1947 y 1953. 

Una de las 7 hermanas de Stalin
Sweet Museum. Puede que este museo no sea una visita muy típica en Moscú, de hecho, no lo es, pero se encuentra en Nuevo Arbat y yo lo vi y me pareció tan original que fue mi capricho del viaje. 


El museo está lleno de color rosa, de dulces y unicornios para hacerte fotos, básicamente es eso, pero oye, pasamos un rato muy divertido y original. 


La entrada al museo cuesta unos 450 rublos (unos 6 euros). 

Moscow City. Este conjunto de rascacielos es el centro internacional de negocios de Moscú. A nosotros nos impresionó muchísimo, quizás por no haber estado nunca en ciudades como Nueva York, pero nos pareció alucinante.


Puedes subir a alguno de los miradores que hay en los rascacielos y contemplar las vistas de Moscú. Existen varias opciones o incluso, si te apetece darte un capricho, comer en alguno de los restaurantes que hay. ¡Tiene que ser todo un lujazo! 


A los pies de los rascacielos se encuentra el centro comercial Afimall. Tiene muchos sitios para comer de diferentes precios. 

Para llegar hasta aquí puedes coger la línea de metro 4, color celeste, hasta la parada Vistavochnaya o coger la línea de metro 8a, color amarillo, hasta Delovoy Tsentr.

Otros lugares de interés por la zona

Parque Kuskovo. Es un parque francés con varios puntos de interés, entre ellos, el Palacio de Sheremetev.

El parque no es que esté en la zona, ya que Moscú es enorme, pero si decides visitar Kolomenskaye e Izmailovo el mismo día como hicimos nosotros, digamos que Kuskovo está en el centro. Nos quedamos con las ganas de visitar este parque y, realmente, nos hubiera dado tiempo (estar desde las 7 de la mañana en la calle da para mucho), pero estábamos muy cansados de tanto andar, por lo que decidimos cambiar el plan y descansar un rato, para después hacer algunas visitas cerca de nuestro hotel.

Quizás te interese

18 comentarios

  1. Hola guapa. Un viaje maravilloso, mira que Moscu nunca me llamo la atención, pero después de tu post me pica el guisanillo por visitarlo. Un gran post y lo has explicado genial. Besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ciudad impresionante, tiene muchísimo que ofrecer para todos los gustos. Gracias por pasar, Mónica. Besos.

      Eliminar
  2. Hola! Moscú tiene que ser increible. A mí me encantaría ir. Unas fotos muy bonitas y una información muy útil. Te espero pronto por mi blog. Bss

    ResponderEliminar
  3. Hello Verónica,
    These shots are so special. Wonderful all these beautiful buildings with many colors.
    And shot 11 is so funny with that work of art of the melting ice lollies. Very special.
    I think you and your friend will never forget this impressive trip. Wonderful.

    Big hug, Marco

    ResponderEliminar
  4. Hola Chicos , como estáis ? una entrada muy chula con unas fotos preciosas el lugar es digno de ir a visitarlo , estáis muy guapos en las fotos , me alegro de volver a leerte , sabes ya estoy un poco mejor de salud , te deseo una feliz mañana besos de flor y seguimos leyéndonos , adiós preciosa cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno leerte de nuevo, Flor, no sabes cuanto me alegro que estés mejor!! Muchas gracias por tu comentario, me paso prontito a leerte. Besos.

      Eliminar
  5. ¡Qué buena la foto del salto! Ja,ja,ja. Y la del Sweet Museum genial :). Bueno pues si la entrada del primer día ya era especial, esta me ha parecido súper original. También me gusta la arquitectura así que el conjunto de rascacielos me ha dejado impresionado.
    Gracias Verónica por tan buen reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja es que Juan tiene mucho arte y una que es muy buena fotógrafa y lo capta en el momento justo! Es una ciudad increíble, Miguel, y lo que queda aún! Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  6. De lo que no cabe duda es de que se trata de una ciudad absolutamente fotogénica a lo que ayudó mucho, supongo, esa fantástica luz que aporta el cielo nublado.
    Nosotros solemos también levantarnos temprano en los viajes. Desde luego, es el mejor momento del día.
    Espero con ansias las visitas del tercer día.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. La luz de las fotos es fantástica Verónica. Me encanta el colorido de la foto sexta y los reflejos en los rascacielos.
    Buen fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es super bonito, que fotos tan chulas.Otro destino que queda apuntado. :)' Bss.

    ResponderEliminar
  9. Que pasada, y que ganas de visitarlo. Me apunto el museo Sweet Museum, me parece un planazo :)

    ResponderEliminar
  10. No me cansaré de decir que hacéis unas fotos preciosas, me encantan! La foto de Moscow City es impresionante. Sin duda lo que no le falta a los monumentos rusos son los detalles y el colorido, si ya la catedral es impresionante ese mercado y el palacio de Alexei Mikhailovich también me han parecido dos lugares muuuy bonitos! Ese museo parece súper chulo y original, qué graciosas las fotos!
    Un besote guapa, feliz finde

    ResponderEliminar
  11. Bonitas imagens. Um destino que tenho em lista de espera para visitar.
    A tua publicação é muito convidativa a visitar Moscovo.
    Besos.

    😉
    Olhar D'Ouro - bLoG
    Olhar D'Ouro - fAcEbOOk
    Olhar D'Ouro – yOutUbE * Visitem & subscrevam

    ResponderEliminar
  12. Qué día más bien aprovechado, si es que está claro que esto de madrugar es lo mejor del mundo; porque a ver cuánta gente puede decir que ha visto la catedral de San Basilio con la plaza Roja así de vacía... Me encantan las fotos, y la del Sweet Museum me ha hecho mucha gracia; en ese sitio no he estado, me lo apunto para la próxima.

    ResponderEliminar