El monasterio de San Juan de Poio

27.10.21


El
monasterio de San Juan de Poio se encuentra en el municipio de Poio, en Pontevedra, a pocos kilómetros de Pontevedra y Combarro. El monasterio fue declarado monumento nacional en 1971.

Poio es un municipio de las Rías Baixas, que limita con Pontevedra y Sanxenxo. Se divide en cinco parroquias: San Xoán (San Juan en castellano), Combarro, Raxó, San Salvador y Samieira.

Poio cuenta con elementos muy singulares para visitar, destacando la villa marinera de Combarro o el monasterio de San Juan, del que os vamos a hablar en este artículo. 


El monasterio de Poio, un gran complejo monumental

La construcción del monasterio es del siglo X, aunque se piensa que nació antes, en el siglo VII, para acoger el traslado de una congregación que había cerca. 

Con 40.000 metros cuadrados de superficie, este gran complejo monumental cuenta con un convento benedictino, que tiene dos claustros; otro convento que, a día de hoy, es un hotel; la iglesia del monasterio y una capilla. 


Durante la visita al monasterio se pueden ver los dos claustros, una iglesia y varias salas con distintas exposiciones

El primer claustro que visitamos es el de las procesiones, del año 1565 y de estilo renacentista. Impresiona mucho su bóveda de crucería. 


Desde él se accedía a las principales dependencias del monasterio: portería, iglesia, huerta, comedor y cocina.

Hay más detalles curiosos en este claustro: la fuente del patio es barroca, el enlosado es del año 1612 y, en el claustro alto, entre las ventanas hay 3 relojes de sol.


La iglesia es una mezcla de renacimiento y barroco. Destaca el altar mayor, una joya del barroco gallego de 1631.


Durante la visita al claustro de las procesiones, accedemos a una sala, antiguo refectorio, donde se pueden ver obras de lo que fue la escuela de mosaicos y cantería. En el monasterio, se impartían clases, siendo un importante foco de cultura.


El siguiente claustro es el de los naranjos. Este claustro data de la primera mitad del siglo XVIII y tiene una gran peculiaridad, un monumental mosaico que representa el camino de Santiago francés.


El mural fue diseñado por el artista checo, Antoine Machoureck, y realizado por la escuela de mosaicos del monasterio. Tiene un millón de teselas de mármol y tardó 3 años en realizarse. En él hay representadas figuras y monumentos de Francia y España.


En este claustro, nos espera otra exposición muy interesante, con una colección de libros muy variada, donde podemos ver el libro impreso más pequeño del mundo.


La visita al complejo monumental de Poio es muy amena. Para nosotros, sí merece la pena su visita. Es una visita relajada y que se puede disfrutar con calma. 

La entrada al monasterio es de 2 euros por persona. Hay una zona de aparcamiento amplia en la entrada. 


Al finalizar la visita y, una vez ya fuera el monasterio, nos encontramos con uno de los hórreos más grandes de Galicia, con 33 metros de largo.

Quizás te interese

9 comentarios

  1. ¡Hola! Me encantaron las fotos de este monasterio, la arquitectura es preciosa. Gracias por la entrada. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Oh very good place darling
    Amazing photos

    ResponderEliminar
  3. Qué sitio tan chulo, y me he quedado muerta con el millón de teselas del mosaico que representa el Camino. Para variar, otro sitio que tengo apuntado en la lista de destinos pendientes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos gustó mucho la visita, seguro que te encanta el día que puedas verlo.

      Eliminar
  4. ¡Holaaaa!

    Que bonito el monasterio, no lo conocía así que gracias por enseñarlo :D
    Tengo pendiente volver a Galicia, la verdad es que me encanta y hay muchísimas cosas para ver.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas. Nosotros en este viaje nos centramos en las Rías Baixas, pero ya queremos volver por otra zona y seguir descubriendo. Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  5. Hace unos años estuve dos semanas por Galicia y me alojé en Poio, así que no faltó visita al Monasterio (: Me impresionó que fuera tan enorme... y los claustros abiertos, que son PRECIOSOS. También sorprende mucho el hórreo de fuera.

    Me acaba de entrar mucha morriña gallega, ¡qué ganas de volver! <3

    ResponderEliminar