Qué ver en Lebrija

17.3.20


Declarada Conjunto Histórico, Lebrija se asienta a la orilla de lo que fue el Mar de Tartessos, ocupando hoy una extensa marisma. Cuenta con una gran riqueza monumental que queremos enseñaros, así que en este artículo os contamos qué ver en Lebrija

Hace unas semanas nos invitaron al evento #SienteLebrija, un evento en el que se pretendía dar a conocer mucho más sobre el patrimonio cultural y gastronómico de la ciudad. Yo guardo un especial cariño a Lebrija, debido a que durante muchos años he vivido muy cerca. Juan no pudo venir por motivos laborales, pero yo no dudé en participar en un proyecto tan bonito.


Lebrija se encuentra en la zona del Bajo Guadalquivir, en la provincia de Sevilla. Una ciudad a las puertas de la conmemoración del V centenario de la muerte de Elio Antonio de Nebrija, un humanista que nació en la ciudad de Lebrija y que hizo una gran contribución científica.

Qué ver en Lebrija

Ayuntamiento. Comenzamos nuestra visita a Lebrija en la Plaza de España, aquí se encuentra el ayuntamiento de la ciudad, donde tiene sede desde el año 1868. 


Si pasamos al interior del edificio, nos encontramos con información muy interesante sobre la figura de Elio Antonio de Nebrija. 

Elio Antonio de Nebrija fue una persona muy interesante para la historia de España y os quiero contar algunos de los datos que más me llamaron la atención y que creo que merece la pena conocer.


Nació en Lebrija en 1444 y fue una persona con inquietudes, muy inteligente y que tras un viaje de estudios a Italia, trajo a España elementos del renacimiento, introduciendo el humanismo en el país. Consiguió poner el español a la altura del latín, creando las normas para un correcto castellano. Fue por ello que en el año 1492, publicó la primera gramática de la Lengua Española. Fue cronista de los Reyes Católicos y uno de los cortesanos que discutió con Cristobal Colón, si era viable la ruta de llegar a las Indias por una vía más rápida. 

A un lado de la plaza podemos ver el Monumento a Elio Antonio de Nebrija.

Convento de las Monjas Concepcionistas. También conocido como Convento de la Purísima Concepción, se trata de un convento de clausura fundado en el siglo XVI, en el que destaca su iglesia de estilo renacentista. La arquitectura ha sufrido múltiples reformas hasta llegar a ser lo que es hoy en día.

Claustro del Convento
Tuvimos el privilegio de poder asomarnos a su claustro y solo os puedo decir que es maravilloso, ¡vaya paz!

El convento se encuentra muy bien rodeado, a un lado de la iglesia, venden repostería que elaboran las monjas, es imprescindible entrar y ver todo lo que hacen. Una delicia. Al otro lado, la calle de las Monjas, una preciosa calle con arcos y llena de macetas por la que merece la pena pasear. 

Calle de las Monjas
Parroquia Santa María de la Oliva. Fue construida durante el siglo XIII, en tiempos de Alfonso X el Sabio. Debido a las reformas que ha ido sufriendo en el tiempo, en la parroquia podemos encontrar varios estilos artísticos, siendo un edificio mudéjar al que se le añadieron partes góticas y renacentistas. Está declarada Bien de Interés Cultural.

La Giraldilla
El retablo es del famoso escultor y retablista barroco Alonso Cano.  

Si entramos a la sacristía, del siglo XVI, nos llamará la atención su cúpula y toda la platería que alberga, además, en ella nos encontramos con una pintura flamenca. Una gran curiosidad que alberga Lebrija, ya que solo consta que haya dos en toda España, ésta y otra en Granada que pertenecía a Isabel la Católica. El autor de este cuadro es Michel Sittow.

Obra de Michel Sittow, pintor flamenco del Renacimiento
Otro lugar de interés en esta iglesia es su claustro, conocido como Patio de los Naranjos. 

En el exterior de la parroquia, lo que mas llama la atención es su famosa giraldilla, una construcción inspirada en la Giralda de Sevilla y que se levantó en el siglo XVIII.

Patio de los Naranjos
Antiguo Cabildo y Cilla Municipal. Justo enfrente de la Parroquia Santa María de la Oliva, nos encontramos con este antiguo cabildo del que solo se conserva su fachada. 


Esta fachada pertenece al siglo XVI y en ella se puede ver el escudo de armas de sus dueños, así como una inscripción que dice, Amad la justicia los que juzgáis a la tierra.

En la actualidad, este lugar es la Casa de la Juventud y en su interior, podemos ver uno de los hallazgos más recientes que se han hecho en la ciudad. 


Bodegas Halcón. Es una bodega urbana con un gran valor cultural, arqueológico y enológico. En la bodega se producen excelentes vinos generosos, ofreciendo también actividades de enoturismo, gastronomía, eventos y conciertos.


Cuenta con rincones preciosos y desde que entras al recinto, se nota lo cuidado que está todo. Una maravilla su visita.  


Ermita de Nuestra Señora del Castillo. Declarada Bien de Interés Cultural, en su interior se encuentra la Virgen del Castillo, la patrona de Lebrija.

En el lugar donde se encuentra la ermita había un antiguo Castillo Medieval. En el siglo XIII, en este cerro, se construyó una fortificación con funciones militares y de control político, que albergó en su interior la alcazaba o residencia del gobernador. 

Restos del Castillo Medieval
Hoy en día, solo quedan unos pocos vestigios de lo que fue, pero la subida merece la pena para ver las vistas y visitar la ermita.

La ermita se construyó junto a la antigua plaza de armas del castillo en el siglo XIV. 

Alfarería de Lebrija. Muchas eran las alfarerías que podíamos encontrarnos en Lebrija, pero a día de hoy, es la única que sigue funcionando. Un oficio que ha pasado de generación en generación y que sigue siendo una de las señas de la ciudad. 


Poder ver la habilidad al torno del dueño es pura magia. Por supuesto, me traje un pequeño detalle que le regalé a mi madre ¡y tan contenta que se puso!

Bodegas González Palacios. Esta bodega familiar fundada en 1960 cuenta con la D.O.P. Lebrija, siendo la única bodega con denominación de origen de Sevilla. Para llegar hasta ella, tenéis que coger el coche, pero la visita es una pasada. 


Si os gusta conocer los lugares de culto de las ciudades que visitáis, en Lebrija también encontraréis la Iglesia Santa María de Jesús, la Iglesia de la Aurora, el Convento San Francisco o la Capilla de la Veracruz.

Dónde comer en Lebrija

Para comer fuimos a Casa Anselmo, un antiguo ultramarinos que ha pasado de una generación a otra y que guarda toda la esencia de un establecimiento como los de antes. 

Su especialidad son los embutidos y los montaditos. Tuvimos la suerte de probar unos chicharrones, su ensaladilla y, por supuesto, algunas de sus variedades de montaditos, ¡nos encantó!

Otro lugar típico para comer en Lebrija es la Venta Luis Rey. Durante el evento, su cocinero nos hizo un plato típico de la ciudad, el ajo lebrijano, un guiso que se hace con pimiento, ajo, tomate, agua, huevo y mucho pan. 

Dónde dormir en Lebrija

Para dormir me quedé en el hotel Barrio Nuevo, un hotel muy bien situado, cerca del ayuntamiento, y de reciente construcción. El hotel está genial, las habitaciones son muy bonitas y cómodas.


Si queréis consultar otras opciones de alojamiento en Lebrija, podéis hacerlo en este enlace.


Gracias a todos los colaboradores por hacernos disfrutar tanto de Lebrija, en especial a Domi Vélez de El Horno de Vélez por mostrarnos su conocimiento sobre el mundo del pan y hacernos disfrutar de ello, ¡vaya panes especiales y únicos que probamos!, y a Diego de Basilippo, por su maravilloso aceite, que junto al pan y al vino, nos regaló unas estupendas experiencias gastronómicas. 

Quizás te interese

18 comentarios

  1. ¡Qué bonito, Verónica! Los sitios así me encantan.
    Es curioso que muchos de los lugares emblemáticos que muestras tengan la misma estética e, incluso, la misma ornamentación.
    Y ese retablo... una auténtica maravilla.
    Muchos besos. Cuidaros mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que me impactó mucho saber que es una de las 2 obras flamencas que hay en España. Nunca sabe uno que se va a encontrar cuando visita un lugar. Besos.

      Eliminar
  2. ¡Qué bueno Verónica! Un lugar encantador y que no conozco.

    El blanco de Lébrija es alucinante y supongo que el contraste con un día despejado de luminoso cielos azulados debe ser una experiencia única. Es que hasta en el hotel reluce ese blanco tan especial. Gracias.

    Un fuerte abrazo hasta el Sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fotos con el azul del cielo siempre lucen mejor y hace que cada lugar sea más especial. Me alegro que te haya gustado. Besos.

      Eliminar
  3. Maravilha, amei o convento o pátio a adega;
    as imagens estão lindas e informativas;
    Boa continuação de semana;

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Pues en estos días así da gusto ver estas imágenes, animan y alientan.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
  5. I have never been to Lebrija before, but I would love to visit as it looks like a really lovely place xo

    Makeup Muddle

    ResponderEliminar
  6. Hola Verónica!!
    Pues de Lebrija lo único que conocía era lo de sus casas blancas, por lo que tu post me ha ayudado a saber muchas más cosas. Me ha gustado la pintura flamenca, y que solo hayan dos en España me ha dejado con la boca abierta O.o
    Las fotos como siempre, preciosas y el post súper completo!!
    Besos :33

    PD: Espero que por vuestra casa todo vaya bien :(

    ResponderEliminar
  7. Que bonito es. Gracias por el paseo, se agradece en estos tiempos tan caseros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa!! Otro lugar que no conocía y que me ha parecido una preciosura, sobretodo por las fachadas blancas (especialmente la del ayuntamiento y la del convento con esos detalles de pintura rojiza) y por sus calles como la de las Monjas... puede ser más cuca? Jaja Las ruinas del castillo son otro ejemplo de la historia medieval que tenemos en España, a mi personalmente me encanta eso! Y solo viendo la bonita fachada de la alfarería he visto unos cuantos objetos que me llevaría para decorar mi casa :)
    Bonitas fotos y bonita experiencia Vero! Espero que estés llevando un poco mejor el confinamiento en casita. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un pueblo muy bonito para descubrir aunque sea un diíta. Pues mira, ya lo llevo bastante bien, lo tengo asumido y estamos haciendo nuestra rutina de confinamiento, por lo que los días se nos pasan más rápidos y cuando llega la noche tengo sueño, que al principio me costaba la vida dormir. Está claro que lo más importante es la actitud. Espero que tú también estés bien guapa. Besos.

      Eliminar
  9. ¡Qué preciosidad de fotos (me encanta la de la pared de la alfarería)! Me llama la atención lo limpio y lo cuidado que parece todo, tanto las fachadas como las calles. Parece una ciudad con muchísimo encanto, ¡ojalá pueda ir algún día!

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Otro sitio que me apunto en la lista de destinos pendientes, madre mía... Me ha encantado la calle de las Monjas; de los dulces no digo nada porque seguro que son una perdición, jajajajaja.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay madre mía! Leyendo vuestro post es que muero de ganas de salir a viajar por Andalucía, nuestra tierra. Un fuerte abrazo desde Granada.

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa, me ha encantado las fotos, un lugar precioso, me he imaginado paseando por las fotos que nos has mostrado. Muchas gracias por hacernos soñar un poco. Besitossss

    ResponderEliminar
  13. Apuntado queda y si Dios quiere iré. Un abrazo y a cuidarse.

    ResponderEliminar
  14. No conocía Lebrija y me he quedado enamorada de la fachada del Ayuntamiento. Por lo que veo, el convento y el claustro de la iglesia parecen tener el mismo estilo o, al menos están pintados de igual forma. Anoto todos estos sitios como puntos de interés para poder visitarlos en cuanto me sea posible. ¡Gracias por el consejo!

    ResponderEliminar