Qué ver en Salamanca

11.6.19


Salamanca es una ciudad llena de historia y cultura, por ello fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988. Cuenta con la universidad más antigua de España, fundada en el año 1218. Si quieres saber más curiosidades de Salamanca, en este artículo te contamos qué ver en Salamanca

En Semana Santa hicimos una pequeña ruta de 4 días en la que disfrutamos de dos días en Salamanca, un día en Ciudad Rodrigo y un día en Trujillo. Nuestra intención era recorrer más a fondo la provincia de Salamanca, pero el tiempo no acompañó, nos llovió muchísimo, haciéndonos cambiar la ruta.

Rua Mayor
No habíamos estado en Salamanca aún y es una ciudad que nos cautivó. Preciosa y perfecta para conocerla durante un fin de semana, para disfrutar de su ambiente y de sus pinchos. Aprovechamos muchísimo los dos días en Salamanca. El primer día, con el tiempo algo más regular, tuvimos una primera toma de contacto, recorriendo su centro histórico, sus calles y dejándonos sorprender con su arquitectura. La tarde la pasamos con Paula y Fran, de Luggage for two, una pareja encantadora de Salamanca con la que estuvimos hablando de viajes y anécdotas con un café por delante. Nuestro segundo día en la ciudad, con un sol radiante, fue más intenso, descubriendo más a fondo cada rincón de la ciudad.

Para aparcar en Salamanca os recomendamos la zona del Palacio de Congresos. Se encuentra muy cerca del centro andando y no hay zona azul. Nosotros tuvimos muchísima suerte y encontramos aparcamiento, nada más llegar, en la calle Vaguada de la Palma.

A continuación, os contamos todo lo que no os podéis perder si vais a visitar Salamanca.

Qué ver en Salamanca

Comenzamos nuestro recorrido desde la Plaza Mayor, el centro neurálgico de la ciudad, siempre la encontrarás llena de gente. Está considerada Bien de Interés Cultural y llena de detalles que no te puedes perder. 


Cuenta con numerosos bares y terrazas, entre las que se encuentra la cafetería más antigua de la ciudad, el Café Novelty. Este lugar ha sido punto de encuentro de los artistas de la ciudad desde su apertura en 1905. 

En sus arcos nos encontramos con unos medallones, en los que vemos a personajes importantes de España. 


Seguimos nuestro recorrido por la Rua Mayor, llena de bares y tiendas, hasta llegar a la Casa de las Conchas. Este antiguo palacio llama la atención por su fachada repleta de conchas, por las cuales recibe su nombre. En su interior, nos encontramos con un patio, con un pozo central. Desde el interior, se obtiene una bonita vista a las Torres de la Clerecía. En la actualidad, es la biblioteca pública de SalamancaSu entrada es gratuita. 


Justo enfrente de la Casa de las Conchas, se encuentra la Iglesia de la Clerecía y la Universidad Pontificia. La fachada es impresionante y en su interior, podemos ver un bonito claustro. La universidad es católica, de carácter privado y se fundó en 1940. Desde las Torres de la Clerecía tendrás una de las vistas más espectaculares de la ciudad.


Nosotros, en esta ocasión, no visitamos el interior de este lugar, pero nos recomendaron muchísimo la subida. 

El precio de la entrada conjunta (iglesia, universidad y torres) es de 6 euros. Si solo queréis subir a las torres, el precio es de 3,75 euros. Los martes no festivos de 10 a 12 de la mañana, es gratis la subida. 

Continuamos por la rua, hasta llegar a la Plaza de Anaya, uno de nuestros puntos favoritos. Todo está tan cuidado y bonito, que no podrás dejar de mirar a todos lados. Aquí nos encontramos con el Colegio de Anaya (alberga la Facultad de Filología) y las espectaculares catedrales, la Catedral Nueva y la Catedral Vieja


La Catedral Nueva se construyó entre los siglos XVI y XVIII, al lado de la Catedral Vieja (siglos XII-XIV). En un principio, se pensó en derruir la Catedral Vieja, pero decidieron dejarla como lugar de culto mientras se construía la nueva. Finalmente, se descartó la idea de derruirla, conservando ambas catedrales.

Son muchos los detalles que nos encontramos en las fachadas de los edificios de Salamanca y algunos de ellos se han hecho famosos. No puedes visitar esta plaza sin buscar el astronauta en la puerta de la Catedral Nueva.  


Ambas catedrales son totalmente diferentes, la Catedral Nueva es enorme, llena de capillas, de imágenes, de detalles... mientras que la Catedral Vieja es pequeña y con las paredes llenas de pinturas. Las dos son espectaculares y la visita es muy recomendable. Además, si os pasa como a mi y sois unos apasionados de los claustros, en su interior encontraremos un claustro realmente precioso.


La entrada para visitar las catedrales es de 6 euros y 2,50 euros para desempleados.

La subida a las Torres de la Catedral fue la elegida por nosotros (por eso no subimos a las Torres de la Clerecía). Después de visitar las catedrales, subimos a sus torres para disfrutar de la visita que más nos gustó de toda la ciudad. 


Se camina por las cubiertas, se ve el interior de la Catedral desde las alturas y las vistas a la ciudad son impresionantes. No puedo decir el tiempo que estuvimos allí, pero si que fue bastante y que íbamos alucinando a cada paso. 


El precio de la subida a las torres es de 3,75 euros. 

Si cogemos por la calle Calderón de la Barca, llegaremos a Libreros, donde nos encontraremos con la Universidad de Salamanca. En este edificio histórico podemos buscar uno de los símbolos más famosos de Salamanca, su famosa rana. Es curiosísimo observar como los turistas nos concentramos delante de la puerta buscando la figura.


El precio para visitar la universidad es de 10 euros; 5 euros para jubilados, familia numerosa y estudiantes. Nosotros no visitamos su interior. 

En el patio desde el que podemos observar la universidad, se encuentra el Museo de la Universidad y su espectacular Cielo de Salamanca. El Cielo de Salamanca es una pintura de Fernando Gallego que cubría parte de la bóveda de la Antigua Biblioteca de la Universidad. Su entrada es gratuita.

Está prohibido hacer fotos al cielo, pero lo cierto es, que allí todo el mundo hacía fotografías. Nos pareció una auténtica preciosidad.  

Volvemos hasta las catedrales, para empezar a bajar hasta el río Tormes y cruzar al otro lado del puente. Hacemos una parada en el camino para visitar el Archivo de la Guerra Civil

La ciudad de Salamanca fue sede del Cuartel General de Franco durante la Guerra Civil Española y debido a ello, tiene origen este centro. En el archivo se pueden ver un gran número de documentos de la guerra y algunos elementos muy curiosos. Su entrada es gratuita. 


Antes de llegar al puente, podemos ver una escultura homenaje al Lazarillo de Tormes. Si cruzamos el Puente Romano, tendremos unas vistas preciosas de la ciudad.


Nuestra siguiente parada es la Casa de Lis, el Museo de Art Nouveau y Art Déco, nosotros solo nos paramos a observar su curiosa fachada llena de cristales de colores.

Si queréis entrar, el precio de la entrada cuesta 4 euros e incluye el Museo de la Historia de la Automoción si lo compráis en la Oficina de Turismo.  


A cada paso, encontraremos rincones que nos harán pararnos para mirar, hacer fotos y seguir disfrutando la ciudad, una ciudad llena de leyendas, como la de la Cueva de Salamanca. Esta cueva es la antigua cripta de la Iglesia de San Cebrián y que, actualmente, no existe. La Torre del Marqués de Villena se encuentra justo al lado.


Dice la leyenda, que en esta cueva, el diablo dio clase a 7 alumnos durante 7 años. Al terminar las clases, uno de ellos debía quedarse con él, siendo elegido el Marqués de Villena. Al ser elegido, huyó, perdiendo su sombra en la huida y, por ello, fue señalado el resto de su vida. 

La entrada es gratuita. Los viernes y sábados se realiza una proyección de luces por la noche. 

Nos dirigimos ahora hasta el Huerto de Calixto y Melibea, el lugar donde se cuenta que estos dos personajes de la Celestina se enamoraron. Se trata de un pequeño jardín, muy cuidado y donde descansar un rato de la caminata por la ciudad. Su entrada es gratuita.


Si hacéis todo el recorrido que os hemos puesto hasta aquí, quizás ya estéis muy cansados para continuar, por lo que puede ser una buena opción dejarlo aquí y continuar el próximo día (todo depende de la cantidad de monumentos en los que queráis entrar). Aún así, vamos a seguir con el recorrido para que lo continuéis desde el punto donde hayáis decidido dejarlo.

Muy cerca del Huerto de Calixto y Melibea y de la Cueva de Salamanca, se encuentra el espectacular Convento de San Esteban. Su fachada es impresionante, pero no nos vamos a engañar, todo en Salamanca lo es. No dejó de asombrarnos en ningún momento, la cantidad de detalles con los que se decoran las fachadas. 


Recientemente, han abierto la terraza del convento, desde las que se obtienen unas preciosas vistas de la ciudad. 

La entrada cuesta 3,50 euros; 2,50 euros para estudiantes y jubilados. Nosotros no visitamos su interior.

Cerca de este lugar, nos encontramos con otro convento, mucho más pequeño, el Convento de las Dueñas, tampoco visitamos su interior, pero nos asomamos para ver su patio. La entrada cuesta 2 euros.


Seguimos subiendo la calle San Pablo, hasta llegar a la Torre del Clavero, una torre de defensa del siglo XV. En ella vivía el clavero, que era la persona encargada de custodiar las llaves de las fortalezas y del archivo de la Orden de Alcántara.


Y como de patios bonitos está llena la ciudad, el Palacio de la Salina no iba a ser una excepción. El edificio fue una mansión señorial, que más tarde pasó a ser un depósito de sal. Actualmente, aquí se encuentra la sede de la Diputación Provincial. 

Solo puede visitarse el patio y su entrada es gratuita. 


Llegados a este punto, volvemos a la Rua Mayor, para descubrir algunos puntos del otro lado de la ciudad.

Caminamos hasta llegar al Convento de las Agustinas y la Iglesia de la Purísima. El convento no puede visitarse, ya que es un convento de clausura, pero si podemos entrar a la iglesia, del siglo XVII y construida por el Conde de Monterrey. En su interior, en el retablo, nos encontramos con unas pinturas de José de Ribera, entre la que destaca la de la Inmaculada Concepción, ya que está considerada una de las mejores pinturas que existen dedicadas a ella. 


Enfrente se encuentra el Palacio de Monterrey, del siglo XVI. En la actualidad, es propiedad privada de la Casa Ducal de Alba, estando abierto al público solo una parte mediante visita guiada. 

Desde el palacio, os recomendamos pasear hasta otro lugar con leyenda, la Casa de las Muertes. Esta casa fue diseñada por Juan de Álava, el mismo que diseñó la Catedral Nueva o la capilla de la Universidad y debe su nombre a unas calaveras que pueden verse en su fachada, sin embargo, las leyendas dicen que el verdadero origen de su nombre es debido a una serie de extrañas muertes ocurridas en su interior. 

Una vez aquí, podéis dirigiros a la zona comercial, la calle Toro y calle Zamora, calles llenas de tiendas y establecimientos donde encontraréis dos lugares muy curiosos. El primero está dentro de la tienda Zara, ya que parte de ella está instalada en lo que fue la antigua iglesia del Convento San Antonio el Real; el segundo, es la iglesia de San Marcos, una peculiar iglesia pequeña y redonda de finales del siglo XI o inicios del XII.


Llegados a este punto, si aún tenéis tiempo para descubrir Salamanca, no dudéis en seguir disfrutando de sus calles y su ambiente, si como a nosotros, vuestro tiempo acaba al segundo día, os podéis sentir orgullosos si completáis toda la ruta. Os habréis empapado de la ciudad. 

* No es un recorrido para un día, pero hemos puesto por orden en el mapa, todos los lugares que nosotros visitamos. 
* Todos los precios corresponden a abril de 2019. 

Otras visitas de interés

Son muchísimas las opciones que existen en Salamanca para poder disfrutar de su historia y cultura. En la ciudad hay una gran cantidad de museos. Si eres de los que no puedes visitar un lugar sin conocer alguno de ellos, echa un vistazo a la gran oferta que hay, seguro que alguno te dejará enamorado: el Museo de la Automoción, la Casa Museo de Unamuno, el Museo de Bellas Artes, el Museo de la Fábrica de Harinas, el Museo Catedralicio, el Museo del Comercio... son algunas de las opciones que la ciudad ofrece. 

Dónde comer en Salamanca

Las opciones para comer en Salamanca son infinitas. Nos dejamos aconsejar y nos recomendaron muchísimos sitios, llevábamos una lista amplia de lugares (para tan poco tiempo). Finalmente, los sitios elegidos fueron:

Bambú. Tuvimos suerte y pudimos tapear en la barra de este local. Al pedir una consumición, puedes escoger entre uno de los pinchos que tienen expuestos a lo largo de la barra, también tienen carta con precios, por si te apetece otra cosa. 


Los camareros eran chicos jóvenes y muy simpáticos y atentos, nos gustó mucho el sitio. Muy recomendado. 

Cervantes. Famosísimo  y típico lugar en la Plaza Mayor de Salamanca. Todo el mundo nos lo recomendó, pero a nosotros, no nos gustó mucho la experiencia en él. No nos trataron muy amablemente y, además, la comida no nos pareció gran cosa. 


No os podéis perder el famoso hornazo de Salamanca, se trata de una especie de empanada (aunque la masa es de pan) relleno de embutido. Es contundente y llena muchísimo. Lo encontraréis en casi todos los establecimientos de alimentación y panaderías. Nosotros lo compramos un día para cenar y así probarlo. 

Dónde dormir en Salamanca

Para dormir en Salamanca nos alojamos en el Hotel Emperatriz II, en plena Rua Mayor. La ubicación es excelente, a pocos metros de la Plaza Mayor.


La habitación estaba genial y la cama era muy cómoda, por lo que el tiempo que pasamos en el hotel, nos sentimos muy bien. Muy recomendado si visitas Salamanca.

Quizás te interese

21 comentarios

  1. Un reportaje completísimo y espectacular como es la propia Salamanca. Quizás lo más popular sea su plaza mayor y el conjunto de las catedrales vieja y nueva (¡qué bueno lo del astronauta!), pero desde luego el recorrido propuesto es una maravilla por tantos, y tantos años de historia tras esas piedras. Hace ya muchos años que estuve visitando la ciudad, así que creo que ya va siendo hora de regresar.
    Un abrazo, y gracias por vuestra labor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú la tienes más cerquita, Miguel, no puedes dejar de visitarla y sus alrededores, que son maravillosos. Nosotros quedamos totalmente enamorados de Salamanca. Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  2. Qué maravilla de reportaje.
    Mis padres fueron de viaje de novios a Ciudad Rodrigo y claro, mi hermana y yo quisimos ir en cuanto tuvimos algo de uso de razón y desde entonces somos fans de Salamanca, es genial.
    Me han encantado las fotos.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, es una ciudad preciosa. Nosotros no la conocíamos y nos enamoró desde el primer paso que dimos en ella. Gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar
  3. Me encanta Salamanca. Habéis hecho un repaso estupendo ¡No os habéis dejado nada!
    Este lugar me trae recuerdos fantásticos porque, cuando estudiaba en Madrid, solía subir muchos fines de semana. Su ambiente es estupendo, su arquitectura magnífica y su tapeo buenísimo y muy barato. Me parece un sitio muy cómodo y agradable para callejear. Ahora que, cuando era estudiante, no recuerdo precios como los que comentáis, igual es porque hacía uso del carnet de estudiante. Pero, la verdad es que si entras a todos los sitios, te dejas un pico.
    Un besazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es cierto que si entras en todos sitios te sale caro, pero bueno, se prioriza y ya. Nosotros entramos solo a lo que nos apeteció. Quizás se algún día volvemos, pues entremos a otros lugares. Lo que es cierto es que es una ciudad para disfrutarla. Gracias por pasar, Macarena. Besos.

      Eliminar
  4. Hola guapa, un maravilloso reportaje, he disfrutado mucho leyendolo. Me han entrado unas ganas terribles de ir a Salamanca, siempre he querido ir, aunque me pilla un poco lejos, pero me lo pongo en la lista para ir a visitar. Besitosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros desde Cádiz, 5 horas y media en coche, pero te aseguro que merece la pena :) Gracias por pasar, Mónica. Besos.

      Eliminar
  5. Menudo post más trabajado! Queda todo más que apuntado!
    Un abrazo desde Berlín :)

    ResponderEliminar
  6. Qué maravillosa es Salamanca, es de las ciudades que visitas una y mil veces y nunca te cansas de ella. Hace mucho que no voy por allí, tendré que volver un día de estos; y una de las últimas veces hice la misma ruta que vosotros, Salamanca, Ciudad Rodrigo y Trujillo, aunque en otro orden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya casualidad hacer la misma ruta, ¿no? La verdad es que nosotros lo de Trujillo fue totalmente improvisado, porque queríamos conocer La Alberca y algún sitio más de Salamanca, pero no paraba de llover... así que tuvimos que cambiar el plan. Gracias por pasar, Espe. Besos.

      Eliminar
  7. Qué preciosidad de fotos! Yo no he ido nunca a Salamanca y definitivamente tengo que ir, me ha encantado ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que apuntarlo en tus próximas escapadas, te va a encantar. Gracias por pasar. Besos.

      Eliminar
  8. ¡Qué bonita la Catedral! Y esa foto donde salen sus torres es preciooosa... La Casa de las conchas también ha llamado mi atención, ¡qué fachada más original! Nunca he estado en Salamanca pero siempre que veo la ciudad en fotos me digo que algún día voy a visitarla, ¡me parece una ciudad con tanto encanto e historia! Aunque para los isleños lo de coger coche y hacer ruta por España no lo tenemos muy a mano, pero no imposible Jajaja. Se nota que disfrutasteis de la visita aunque el tiempo no acompañara, que eso siempre fastidia pero bueno... si el destino y la compañía compensan lo demás no importa! Esa tortilla tiene pintaza por cierto; yo tengo una pestaña en mi blog para la parte de gastronomía pero aún no he empezado a publicar ahí, qué desastreeee. Espero que estés bien guapa, ¡ya tengo ganas de saber cual es vuestro destino para el verano! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, es una suerte poder coger el coche e ir donde nos apetezca, pero bueno, en próximas escapadas, ya sabes, la tienes en cuenta jeje. La verdad es que nosotros nunca habíamos estado y nos encantó, nos encantaría seguir conociendo la provincia porque tiene mucho que ofrecer. Ya irás publicando más contenido guapa, poco a poco, acabas de empezar y ya sabes como va ésto. Gracias por tu comentario ^^. Besos.

      Eliminar
  9. Buen paseo por esta ciudad que visito con frecuencia y cada vez descubrimos algo nuevo. Si volvéis tenéis que subir a las torre de la catedral y a las de la Crerecía. Las vistas son impresionantes.
    Guapo reportaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la torre de la Catedral si que subimos, a la de la Clerecía no. Quizás en otra ocasión, si volvemos. Gracias por pasar, Laura. Besos.

      Eliminar
  10. Como siempre, un reportaje muy completo y bien documentado, aunque en esta ocasión me gustaría destacar las imágenes, todas de muy buena ejecución que parecen auténticas postales.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Todo esto que has mostrado, lo pude co ocer en mi visita a la ciudad de Salamanca. Tan sólo qje yo hice reserva en el hotel Castellano III, no estaba nada lejos de la Plaza Mayor.

    😘😘😘😘

    ResponderEliminar