3.11.16

Que ver en Milán


Milán, capital de Lombardía, es la ciudad industrial más grande de Italia y la segunda más grande en población. Es una ciudad culta, moderna y rica en obras de arte.

Gracias a Ryanair podemos aprovechar para hacer una visita a esta increíble ciudad por un precio bastante razonable. 

El año pasado, con motivo del puente de todos los Santos, aprovechamos para hacer una escapada y conocer parte de este rincón de Italia.

Milán es perfecta para una escapada corta, porque si te lo propones, lo más importante lo ves en un par de días. Nosotros fuimos de viernes a domingo y aquí os voy a contar todo lo que dio de sí el fin de semana. 

Antes de nada, tengo que decir que aún no tenía la cámara reflex, por lo que la calidad de algunas fotos deja mucho que desear, pero creo que todo lo que os voy a contar es bastante interesante si tenéis pensado viajar algún día a esta ciudad. 

¡Empezamos! 

El vuelo low cost de Ryanair a Milán te deja en el aeropuerto de Bérgamo. Si lo cogéis con tiempo os puede salir por un precio muy bueno. Nuestro vuelo salía muy pronto, por lo que antes de las 9 de la mañana ya estábamos en suelo italiano.

Para ir de Bérgamo a Milán cogimos un transfer, es un autobús que se dedica exclusivamente a eso. Recoge pasajeros en el aeropuerto y los deja en la Estación Central de Milán, y viceversa. Tiene otra parada un poco antes, que no recuerdo cual es. Los tickets se pueden comprar incluso mientras esperas para embarcar en el aeropuerto, o directamente al chico que los vende en el mismo autobús. El autobús es de Terravisión. Nada más salir del aeropuerto ya lo ves.


El precio es de 5 euros por trayecto, y si compras la ida y vuelta juntas te cuesta 9 euros. La duración del trayecto es de una hora. En su web podéis consultar horarios, pero ellos saben la hora de los vuelos, por lo que por lo general, nada más llegar vas a tener el autobús allí esperando.

Para alojarnos, nos quedamos en el hotel Viola, que reservamos por Booking. Es un hotel sin lujos pero muy limpio y bastante aceptable en el tema de la comodidad. Es un hotel regentado por una familia italiana muy amable y acogedora. Su dueño, Luigi, no entiende mucho de español pero puedes entenderte perfectamente con él. En todo momento nos sentimos genial con el trato recibido. La estancia incluía el desayuno, que aunque era muy básico (croissants, galletas, biscotes; lo único preparado era el capuccino) no te quedabas con hambre. 


Viernes. Día 1.

Sin duda, para conocer la ciudad hay que caminar, siempre lo digo, y este día fue lo que hicimos. No cogimos ningún medio de transporte. Andamos y andamos por todo Milán. Muy importante llevar siempre el mapa en mano para no ir perdidos, no hay tiempo que perder en viajes tan cortos. 

Nuestro recorrido fue así:

Teatro alla Scala. En la Plaza de la Scala nos encontramos con este teatro, cuyo interior acoge un museo compuesto por una gran colección de pinturas, bustos, trajes y otros elementos relacionados con el mundo de la ópera. 

Nosotros solo lo vimos por fuera. No nos interesaba demasiado este museo. Pero si queréis más información podéis consultarlo en su web, aquí.

Galleria Vitorio Emanuele II. Al lado del teatro nos encontramos con uno de las galerías comerciales más bonitas del mundo. Aquí nos podemos encontrar con tiendas de marcas prestigiosas y restaurantes. 


Los precios, pues como os podéis imaginar son elevados, pero la verdad que el paseo por la galería es impresionante. Es realmente preciosa. 

Se encuentra entre el Teatro alla Scala y la Catedral.


Catedral de Milán, más conocida como el Duomo. Es una impresionante catedral gótica con espacio para más de 40.000 personas. 


Todo lo que pueda deciros de ella es poco. Hasta día de hoy, es la catedral más bonita que he visto. Cuando sales de la Galería y te encuentras con esta joya, la sensación es indescriptible. No puedes dejar de mirarla. Y no solo eso, su visita es totalmente obligatoria. Por dentro está llena de obras de arte, es una maravilla.



También se puede realizar la visita a la terraza de la Catedral. Por supuesto que tampoco os lo podéis perder. Se puede subir por el ascensor o por las escaleras, que es más barato.

Hay varios tipos de entradas, dependiendo de lo que te interese ver. Nosotros compramos la entrada de 11 euros, que incluye la subida por escaleras a la terraza, visita al Duomo, un museo de la Catedral, la iglesia de San Gottardo in Corte y un área arqueológica. 

Si queréis conocer más información sobre precios y horarios, aquí.



Continuamos con el recorrido, y cogemos por una de las calles enfrente al Duomo que es la Via Mercanti.

Piazza Mercanti. En esta plaza se pueden ver muchos edificios interesantes, entre ellos están el Palazzo della Ragione, donde se albergaban los tribunales de la ciudad en 1233, o el Loggia degli Osii, edificio de estilo gótico del siglo XIV.

Siguiendo la misma calle llegamos a una zona donde hay muchos restaurantes y tiendas. El precio de estos restaurantes es medio. Nosotros comimos en uno de ellos que nos gustó. No recuerdo exactamente el precio, pero sobre los 15 euros por persona. 

Castillo Sforzesco. Fue construido como fortaleza en el siglo XIV. Hoy en día, en su interior podemos encontrar varios museos muy interesantes, como por ejemplo el Museo Egipcio o el Museo de Arte Antiguo. La visita es gratuita, a excepción de la entrada a los museos. Para estudiantes también los museos son gratuitos. Podéis ver más sobre precios y horarios, aquí.


No es que sea muy grande todo, pero os recomiendo que veáis lo que más os interese. Si algún tema no os llama, no perdáis el tiempo. 

Parque Sempione. Junto al Castillo nos encontramos con este enorme parque. Me encantó, sobre todo, porque al visitarlo en otoño los colores de los árboles eran una pasada. Es muy agradable dar un paseo por este lugar. En el parque nos encontramos con algunos puntos de interés, como por ejemplo el Arco della Pace.



El resto del día lo dedicamos a seguir caminando. Las zonas comerciales de Milán son bastante animadas. Eso sí, los precios en general son mucho más altos que en España. De camino al hotel encontré una tienda que era solo de dulces, enorme, y no pude resistirme a comprar chocolate. Buenísimo. 

Sábado. Día 2.

Este día sí nos compramos el abono del metro para movernos por Milán, ya que íbamos más ajustados de tiempo. Pillamos el abono de 24 horas que nos salió 4,50 euros cada uno. 

Lo que más tiempo lleva visitar en Milán, y que nos interesaba a nosotros, ya lo vimos el primer día, así que en este día habíamos planeado una excursión al lago de Como. No sin antes admirar una de las más impresionantes obras de Leonardo Da Vinci, La Última Cena

Nos costó bastante conseguir entrada para poder verla. Las entradas en principio están agotadas, pero van saliendo a diario algunas para días sueltos, entonces hay que ir mirando día tras día, y esperar a tener suerte. Conseguimos tickets para las 8:15 de la mañana de este día. El precio fue de 8 euros cada entrada. Los tickets los compramos, aquí


La Última Cena se encuentra en la iglesia de Santa Maria delle Grazie. Al llegar dije mi nombre, y la chica ya tenía los tickets preparados. Está totalmente prohibido hacerle fotos, además hay muchísima seguridad. La visita dura 15 minutos. Yo no paraba de pedir que por favor nunca se me olvidara aquella imagen de mi memoria, porque cuando lo ves es increíble. Ese hombre era un auténtico genio. 


Como aún teníamos tiempo para coger el tren que nos llevaba a Como, aprovechamos para andar un rato por la zona hasta que llegamos a la Basílica de San Ambrosio


Es otro lugar que merece la pena visitar. Llegamos justo cuando iba a empezar una misa, por lo que no tuvimos mucho tiempo para verla, pero aun así, nos gustó muchísimo.

Cogimos el metro hasta la Estación Central para coger el tren que nos llevaba a Como

Alrededor del lago de Como nos encontramos con varios pueblos con mucho encanto que podemos visitar. Lo ideal es alquilar un coche y poder recorrerlos, ya que la distancia entre uno y otro no es muy grande. Nosotros no teníamos tiempo para hacer esto, pero viendo lo bonito que era no quería perdérmelo, así que solo visitamos Como.

Compramos los billetes en la web de Tren Italia. En esta web muchas veces hacen ofertas y sacan billetes con descuentos del 2x1. Nosotros compramos una hora que ofrecía este descuento. Solo compramos la ida, porque no sabíamos cuanto íbamos a tardar en volver, pero después de nuestra experiencia os aconsejo que compréis la ida y vuelta y ahora os cuento por qué.


Como es muy bonito, merece muchísimo la pena visitarlo. Es un lugar con un encanto muy especial. Te enamora desde que sales de la estación de tren. Justo al salir de la estación hay una oficina de turismo donde puedes pedir un mapa y te aconsejan que hacer. 

Nosotros como siempre, andamos muchísimo para disfrutar del lugar. Algunas fotos.




En Como existe un funicular que conecta con Brunate, desde donde se tienen unas vistas muy bonitas. Para más info, aquí.


Después de varias horas visitando Como decidimos volver a Milán. Teníamos los horarios del tren pero llegamos muy justos de tiempo, como teníamos que comprar los billetes y tuvimos problemas con la máquina, al final lo perdimos. Tuvimos que esperar casi una hora al siguiente, pero nos vino bien para descansar un rato. 

Una vez en Milán, fuimos a visitar el Cementerio Monumental, un lugar que aunque así a primeras no te llame la atención, tienes que ir. Hay verdaderas obras de arte. 



Llegamos cuando quedaba poco tiempo para cerrar, pero pudimos darnos una vuelta y ver lo bonito que es. Reconozco que soy un poco miedica con estas cosas, le tengo mucho respeto, y como nos empezó a anochecer me quería ir. 

Para terminar el día, fuimos a visitar el barrio de Navigli y sus canales. Allí cenamos y probamos el spritz, que es una bebida típica de allí.


Es un barrio muy animado y muy bonito. Me encantó. Muy recomendado visitarlo.

En Milán existe la "Happy Hour", que consiste en pagar un precio por un cocktel (nosotros pedimos el spritz) e incluye buffet de comida. Aprovechamos en Navigli para cenar así, ya que está lleno de lugares que ofrecen esta oferta. Eso sí, en Milán se come comida italiana buenísima, pero no esperéis calidad en esta oferta. Muy poca variedad y casi todo frío, lo que incluye caliente son cosas como patatas fritas, macarrones con tomate y poco más. Supongo que también dependerá de la zona donde aproveches esto. 

Domingo. Día 3.

Este día directamente decidimos ir a visitar algo de Bérgamo. Tras dejar el hotel, volvimos a coger el autobús de Terravisión y llegamos al aeropuerto. Una vez allí buscamos las consignas para dejar las maletas. Ojo, porque están fuera del aeropuerto. Nos tiramos un rato buscando porque no nos indicaban bien, hasta que por fin dimos con donde estaba. 

Una vez dejamos las maletas, cogimos un autobús que sale de allí que lleva a Bérgamo. El trayecto es económico, no recuerdo bien, pero sobre 2 euros y tiene una frecuencia de unos 30 minutos, así que no hay que esperar mucho. El ticket se compra en la misma parada. 

Como no teníamos mucho tiempo porque nuestro vuelo salía a la 16:45 horas, nos fuimos directamente a la parte alta, que es la que tiene más cosas. 



La verdad es que nos supo a poco, a pesar de que pudimos pasar algunas horas en Bérgamo. Vimos la parte alta, comimos, compramos recuerdos y lo disfrutamos muchísimo.

Y aquí acabó nuestro intenso viaje, creo que bastante bien aprovechado. Volvimos felices de haberlo vivido y con ganas de seguir descubriendo lugares. 

No puedo dejar de comentar en este artículo lo riquísima que está la comida italiana y ¡todo lo que comimos! Os dejo la prueba de ello.







Uno de los días, compramos para cenar en el hotel cositas ricas.


¡Helados italianos!


Por favor, mirad que escaparates... ¡cómo para no comer!


Probamos unas patatas fritas con sabor a pollo, un poco raras, pero me gusta probar cosas distintas a lo que estamos acostumbrados.


¡No he comido más pizza en mi vida! ¡y qué rica estaba! Avisaros que en Milán la Coca Cola es carísima. En el lugar donde comimos el primer día nos costó una Coca Cola ¡7 euros!, si, si... Impresionante. Lo mejor es beber agua. Eso sí, ellos tienen en todos sitios agua con gas y sin gas. Tenéis que pedir la que os guste y queráis. 

Hasta aquí esta guía de mi experiencia por Milán. Si tenéis alguna consulta y os puedo ayudar, no dudéis en preguntar. 

Hay otros lugares muy interesantes que se pueden visitar en Milán, como la Pinacoteca Ambrosiana, el Museo Arqueológico o cualquiera de las otras iglesias que hay y que merecen la pena. Ya depende del gusto de cada uno, del presupuesto, de los días que dure el viaje y de lo que os interese visitar. 

¡Gracias por llegar hasta el final!

¿Habéis visitado Milán?, ¿qué otras cosas recomendáis?

Besos,
Verónica.


- ¿Buscas hotel en Milán?, ¿necesitas alquilar un coche? Consulta el apartado de "Ofertas y descuentos" para buscar los que necesites a la hora de planificar tu viaje. 

11 comentarios:

  1. ¡Oh, qué bonito Milán! ¡Y qué fotos tan lindas! ¡Y lo que me gusta a mí Italia ^^! La verdad es que Milán es una de las ciudades italianas que nos faltan por conocer y eso que tenemos motivos de sobra para hacerlo. Mi padre está deseando llevarnos porque él pasó prácticamente su adolescencia viviendo allí y tiene muchas ganas de volver. Un besote

    ResponderEliminar
  2. Yo he estado una vez en Milan por trabajo y no tuve tiempo de ver casi nada, pero el Duomo me impresionó, es una catedral preciosa. Un besito

    ResponderEliminar
  3. Con este reportaje quien no tiene ganas de ver Milán !!!!!

    Está en mi lista de visitas, a ver cuando llega

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Ayy, qué bonitas fotos, me encantaría ir a Italia! Milán no era una de mis primeras opciones pero ha subido puestos después de esta entrada, es que me ha encantado todo!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Madre mia, a pizza, la comida, los lugares...que precioso todo! Me lo apunto =D

    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso todo!!! Me ha dado una envidia increíble ;). Que rico el helado y la comida jooo me muero de hambre y ya he cenado jajaja

    ResponderEliminar
  7. Hola Verónica!!
    Madre mía, uno de mis sueños es ir a Italia (y a Escocia), así que leer tu fin de semana me ha encantado. Además has puesto unas fotos preciosa, la Catedral es grandiosa, no me imagino como será estar allí viéndola!!
    Gracias por compartir tu viaje :D
    Besos :33

    ResponderEliminar
  8. La catedral es una autentica maravilla!!besos

    ResponderEliminar
  9. Que bien aprovechada la visita por la cantidad e interés de los lugares que has visitado. Esta ciudad es maravillosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Milán hay tanto que ver y tan solo la catedral es fabulosa, un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Habrá que ir. Es una buena recomendación. Este verano la escapada ha sido a Florencia Pisa y Pontedera,había que ir a ver el museo Piagio de Vespa :))
    Preciosas fotos.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...